• 1

De charco en charco

Espacio dedicado al mundo de los más pequeños de la casa. Moda, decoración, ocio, planes divertidos, cultura... todas esas facetas con las que nos encontramos a diario cuando somos padres. Su reto es simplemente echar una mano, inspirar, dar ideas, algún que otro consejo... porque con niños vamos saltando de un charco a otro.

  • Image

Varias formas de hacer un Slime en casa. Sí, eso, lo que llamábamos Blandiblu.

true

Sobre el autor

Tania Villate Consonni

Siempre me ha gustado escribir, comunicar... compartir. Abogada y Agente de Propiedad Industrial de formación y profesión hasta que me convertí en madre de familia numerosa, lápiz y papel siempre me han acompañado. Desde entonces mi atención se ha centrado en el mundo de los niños. Me preocupa la seguridad de los niños y me apasiona la moda, la decoración, descubrir formas formas en las que disfrutar del ocio en familia... es un universo mágico que nunca deja de sorprenderme.

La sustancia gelatinosa y un poco “asquerosita” del mercado más popular entre los niños se puede hacer en casa ¿quieres saber cómo?

La verdad es que a mi personalmente me da bastante “repelus”, pero al final acabo sucumbiendo a sus súplicas para que les deje hacer la sustancia ésta chiclosa y pegajosa que consiguen mezclando varios productos. Es como nuestro blandiblú, algunos incluso lo llaman “moco”... pero con otro nombre. Lo peor... cuando lo usan y lo usan y la gelatina ésta parece que adquiere vida propia y va acaparando polvo, pelos y sustancias varias que no queremos ni conocer. Así que casi mejor que sea algo de “usar y tirar” y que se entretengan haciéndolo, jugando un rato, probando... y tirándolo a la basura al acabar el día.

El caso es que en muchas tiendas puedes comprar estos famosos Slime en diferentes formatos: en botes de colores, con purpurina, en tonos flúor, en un envase similar a un “macaron”... incluso puedes comprar un juguete que se llama Slime Factory (súper ventas en Navidades, por cierto) que incluye sustancias para hacerlos, envases, purpurinas y colorantes. ¿El problema? El precio y su duración.

Así que hemos encontrado la manera de poder hacerlos en casa por un precio más reducido pero con un poco más de esfuerzo, lo cual por cierto no está nada mal porque los niños investigan, practican, son creativos, prueban y se emocionan al ver el resultado... mucho más productivo que comprar un Slime y simplemente pasárselo de mano en mano.

Os traigo varias formas de conseguirlo. Evitamos las que incluyen Bórax (borato de sodio) por su posible toxicidad.Todas se basan en el mismo método: ir mezclando los materiales, primero con cuchara, luego con las manos. Mirad en los cajones a ver qué ingredientes tenéis y destinad un tupper para su posible conservación..

OPCION A)

- 1 taza de agua

- 1 taza de almidón de maiz (Maizena)

- Temperas, pintura lavable o colorante alimenticio (cuidado con este que tiñe manos y todo lo que toque). También se puede inluir purpurinas.

- 1 cuchara para remover

- 1 envase de plástico

OPCION B)

- Cola blanca

- Colorante alimenticio o pintura, purpurinas...

- 150 ml de agua

- 3 cucharas de detergente líquido

- 1 envase de plástico

- 1 cuchara

En este caso es recomendable mezclar por un lado la cola con la pintura y por otro el agua con el detergente hasta conseguir una mezcla homogénea. Una vez conseguido se mezclan las dos masas con las manos (amasandolas).

OPCION C)

En otra versión más “elástica” puede añadir un poco de crema de manos a la mezcla anterior.

OPCION D)

- 120 ml de cola blanca

- colorante alimenticio

- espuma de afeitar

- liquido de lentillas (al aplicarlo a la mezcla de los productos anteriores conseguimos que se despegue y podamos manipularlo, haciendo que se solidifique antes)

¿Praparados?

Últimas noticias