Desde mi punto de vista

Concejala del Ayuntamiento de Madrid del PP, la alternativa al Gobierno de Ahora Madrid. Me gusta opinar de todos aquellos temas que afectan a las personas que viven en Madrid y especialmente, en el Distrito de Tetuán.

  • Image

Una venda en los ojos

true

Sobre el autor

Beatriz Elorriaga Pisarik

Licenciada en Geografía-Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Documentalista de profesión, inicié mi labor política como Directora del Centro Socio-Cultural “La Remonta” del Ayuntamiento de Madrid en los años 1989 y 1991. Más tarde fui Jefa de la Unidad de Cultura de los distritos de Tetuán y Centro y en 1995 me presenté, por primera vez a las elecciones municipales en Madrid. He sido Concejala Presidenta de los distritos de Tetuán y Fuencarral-El Pardo (1995-1999). Concejala-Delegada del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid (1999-2003). Consejera de Familia y Asuntos Sociales (2003-2007) y Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (2007-2008) de la Comunidad Autónoma de Madrid. Entre los años 2003 y 2015 he sido Diputada de la Asamblea de Madrid (Legislaturas VI, VII, VIII, IX) y Senadora por la Comunidad Autónoma de Madrid (2008-2015) en las Legislaturas IX y X. También he trabajado y trabajo dentro de mi partido político donde he sido Secretaria Ejecutiva de Acción Social del Partido Popular de Madrid (2008-2015). Actualmente soy Presidenta del Partido Popular del Distrito de Tetuán desde el año 2001.

ETIQUETAS

Aunque el mío es un blog de carácter local, como corresponde a mi papel de Concejal del Ayuntamiento de Madrid, parece que en estos momentos tan graves que estamos viviendo no mencionar la cuestión catalana produce una sensación de irresponsabilidad. Y lo es porque la preocupación la respiramos, la sentimos y nos afecta.

Todos los españoles estamos siendo testigos, con profunda tristeza, de lo que está ocurriendo, de los incumplimientos de la Ley, de la deslealtad con la que se actúa y sobre todo de la profunda brecha que se está abriendo en la sociedad española.

No seré yo quien plantee una parálisis de la actividad de las administraciones en este momento, ni mucho menos de la municipal responsable directa de los asuntos cotidianos, de los más cercanos, que deben atenderse puntualmente y sobre todo de aquellos que afectan a las personas más vulnerables: niños y ancianos, uno de cada cinco madrileños tiene más de sesenta y cinco años, que parece que hayan dejado de interesar pero que están aquí. En estos días he asistido a jornadas sobre mayores en su semana especial, a conferencias sobre infancia, a visitas a asentamientos en la ciudad que generan serios conflictos de convivencia pero lo que no me cabe en la cabeza es que mientras tanto, para nuestra Alcaldesa, que parece vivir con una venda en los ojos o en otra Galaxia donde todo es felicidad y alegría, ni se inmuta.

Mientras unos vivimos con desasosiego los tiempos que corren, Carmena recibe a los estudiantes extranjeros que vienen a estudiar “Madrid Student Welcome Day”; prepara el desfile de la Fiesta Barroca por la calle Mayor con los dioses del Olimpo y los Santos Patronos junto a otras criaturas exóticas que ya me contarán lo que tienen que ver y apoya a los vecinos que se animan a limpiar las calles bajo el lema “nosotros ensuciamos, nosotros limpiamos “parece ser que la culpa de la falta de limpieza de Madrid es de los ciudadanos que carecen de buenas actitudes y de civismo.

El problema es que estamos ante un gobierno municipal agotado, sin capacidad de gestión, preocupado únicamente por sus enfrentamientos internos y sus luchas de poder, que acostumbra a lanzar cortinas de humo cuando quiere tapar acontecimientos y realidades que pretende tapar: ahora les van hacer pronunciarse sobre la remodelación de once plazas. Mientras tanto siguen creando problemas a los madrileños, toman polémicas medidas, como el cierre definitivo de la Gran Vía a partir de Navidad, en este caso sin consultar a nadie y creando confusión entre los sectores afectados y reflejan hacia el exterior una idea de Madrid alejada totalmente de la realidad. “Vivimos en una ciudad de acogida, donde queremos erradicar la violencia “explica la Alcaldesa, bonita manera de separarse del asunto catalán y ponerse en una postura equidistante. Reconocer únicamente que vivimos un “momento crítico” y que lo que hace falta es dialogar no es otra cosa que no aceptar que se han vulnerado las Leyes, que se han quebrantado los principios de nuestro Estado de Derecho y apoyar a todos aquellos que se han situado al otro lado de la Ley. Menos propaganda y autobombo y más actuar y ponerse del lado de la Ley, señores concejales de Ahora Madrid.

Últimas noticias