Pedro Sánchez contra la calidad y la excelencia en la Educación

La ministra de Educación, Isabel Celaá ha hecho una propuesta de reforma educativa que impedirá el avance de los españoles en dicha materia al activar todos los frenos que permitirían a España progresar en esta materia. Las leyes educativas de la izquierda se empeñan en abandonar la educación de calidad y la excelencia. Como sucede, sin ir más lejos, en Andalucía, paradigma del fracaso escolar y del paro juvenil, incluso a nivel europeo.

Celaá quiere fomentar ese fracaso escolar y castigar la cultura del esfuerzo, al permitir terminar bachillerato sin aprobar todas las asignaturas. Quiere que la nueva ley sea una herramienta contra el hecho religioso, además de restringir el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos, al tiempo que castiga a la concertada. Además, pone trabas al sistema bilingüe de Madrid. Quiere ceder la competencia en materia lingüística a las CCAA, como pago a los soberanistas. Al PSOE le gustan los modelos de mediocridad. Solo Torra y Podemos están contentos con esta nueva propuesta, que no cuenta con consenso alguno. Se trata de una propuesta unilateral.