No es país para cuerdos

La crisis de valores morales, origen de la corrupción política y económica estaba en su punto álgido, era 2012 y publiqué un artículo titulado "No es país para cuerdos". Nada ha cambiado sino a peor. Trataremos, desde aquí, de poner algo de cordura.

  • Image

Maldita Ley Electoral

true

Sobre el autor

Jaime Rocha

Jaime Rocha (1942) ingresó en la Escuela Naval Militar de Marín en 1960, centrado gran parte de su labor profesional en la Armada, donde alcanzó su último empleo militar como Capitán de Navío del Cuerpo General, en 1993. Tras ocupar varios destinos vinculados a la Seguridad Nacional y como agregado en distintas embajadas e instituciones españolas acreditadas en el extranjero, se vinculó profesionalmente al sector privado. En el ámbito de la acción social, destacan su actual colaboración como Vicepresidente de la ONGD Madre Coraje de la que es voluntario y delegado en Cádiz. Es Secretario del Centro de Cádiz de la ACdP. Colabora desde 2008, en el Diario de Cádiz y revistas institucionales, como la de Caballeros Hospitalarios, de la que fue director.

ETIQUETAS

Decía recientemente Narciso Michavila, presidente de GAD 3, empresa especializada en estudios sociológicos y encuestas, que todos los países quieren la Ley Electoral de los otros, nadie está contento con la suya y es posible que sea así, pero estoy seguro que ninguna es tan nefasta como la nuestra.

¿Cómo es posible, por ejemplo, que en las últimas elecciones catalanas, los independentistas obtuvieran un apretado cuarenta y ocho por ciento y sin embargo por el número de escaños pueden gobernar, o lo que sea que hacen?

¿Cómo es posible que durante cuarenta años, los dos partidos mayoritarios en España, PP y PSOE, hayan tenido que gobernar, en muchas ocasiones, accediendo a las exigencias de los partidos separatistas catalanes y vascos?

¿Por qué, esos dos partidos que han gobernado en alguna ocasión con mayorías absolutas, en tres ocasiones el PSOE y dos del PP, no han aprovechado para cambiar la Ley Electoral?

Es difícil entender la negativa de los dos partidos mayoritarios a reformar la ley. Ahora, con cinco partidos que se presentan en las cincuenta y dos circunscripciones, y la indudable ventaja para quienes solo lo hacen en tres o cuatro circunscripciones, caso de vascos y catalanes respectivamente, los resultados, en número de escaños, seguramente no van a tener nada que ver con el número de votos obtenidos por cada formación política.

En Andalucía la sorpresa fue Vox, que obtuvo más del doble de los escaños que le concedían las más favorables de las encuestas. En las próximas generales, municipales, autonómicas y europeas que vamos a tener desde el 28 de abril al 26 de mayo, ya Vox no será sorpresa, pero no es fácil que los tres partidos de derechas sean capaces de formar gobiernos.

Según el número de escaños en juego, los votos de Vox, en el supuesto de que este partido sea el que obtiene menos de los tres de derechas, podrían favorecer al PSOE. De ahí algunos mensajes que circulan por las redes sociales recomendando a los votantes de derechas que, según donde, voten al PP, Ciudadnos o Vox.

Habida cuenta de que el PSOE volverá a aliarse, para formar gobiernos, con todos los partidos con los que ganó la moción de censura, es decir, Podemos y sus confluencias, separatistas e independentistas, la victoria de Pedro Sánchez a nivel de gobierno nacional y del PSOE en las demás elecciones, parece muy clara.

Solo habría una posibilidad clara de triunfo para las derechas, presentar candidaturas únicas según en qué elecciones y circunscripciones. Cosa impensable a juzgar por las descalificaciones que entre ellos se lanzan o las reticencias de Ciudadnos a hablar siquiera con Vox.

Así pues, a la vuelta de unos meses tendremos unos presupuestos imposibles, un déficit muy superior al autorizado por Bruselas y todo ello en un contexto europeo y mundial amenizado por los acuerdos y desacuerdos entre USA y China, una caída considerable en los índices de crecimiento

económico (Dios quiera que no venga una nueva crisis y entremos en recesión) y la consiguiente destrucción de empleo.

Por no referirnos a los indultos a los independentistas, las negociaciones con relatores internacionales del Estado con Cataluña, y todas las ocurrencias del Dr. Sánchez respecto al diésel, la eutanasia, la Ley de Memoria Histórica, nueva Ley de Educación, la reforma de la legislación laboral...todo menos un pacto por la educación, o la justicia o la sanidad...Sea lo que sea, habremos sido los españoles los responsables, con nuestro voto, de lo que nos venga en el inmediato futuro.

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas

Últimas noticias