Salud y bienestar

Espacio divulgativo de salud en el que te ofrecemos información sobre prevención y hábitos saludables. Conoce a través de diferentes especialistas la sintomatología de diferentes patologías, las novedades en diagnóstico y los tratamientos más innovadores.

  • Image

El balón que te ayuda a perder peso, y a no volverlo a coger

true

Sobre el autor

Quirónsalud

Puedes encontrarme en @quironsalud

El mundo cada vez pesa más. Hace unos meses Naciones Unidas alertaba de que ya había casi tantos obesos como personas que pasan hambre. Y una investigación del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona publicada la semana pasada avisa de que en 2030 algo más de la mitad (55%) de las mujeres y hasta el 80% de los hombres tendrá sobrepeso u obesidad. Ante semejante problema, urge la necesidad de pensar posibles soluciones.

En ocasiones un cambio de hábitos, con mejor alimentación y más actividad física, resulta efectivo para abordar los kilos de más, pero “en otros casos es necesario recurrir a otros métodos con una eficacia más rápida”, admite el Dr. Roman Turró, coordinador de la Unidad de Endoscopia Bariátrica del Centro Médico Teknon de Barcelona, perteneciente al Grupo Quirónsalud. En ese sentido, su equipo lleva más de 15 años utilizando el balón intragástrico para tratar el sobrepeso y la obesidad, con más de 1.600 pacientes tratados, logrando resultados más que positivos: una pérdida media de peso de 22 Kilos en 6 meses con exceso de pérdida de peso(EWL, en sus siglas en inglés) en el 53,4% de los pacientes que presentan un índice de masa corporal (IMC) de más de 40; en un 65,3 % en pacientes con un IMC de entre 35-40, y un 88,2 % en pacientes con IMC de 30-35.

Sin embargo, cabe destacar que esta técnica es efectiva siempre y cuando se den las dos piezas fundamentales para que el tratamiento funcione. “La primera es la elección de un equipo médico multidisciplinar especializado en el tratamiento de la obesidad, con amplia experiencia en la técnica, con profesionales de diferentes especialidades (nutricionista, psicólogo, psiquiatra...) que sepan reconducir al paciente hacia unos mejores hábitos alimenticios”, explica este especialista.

Además, la elección del equipo médico condicionará otros muchos aspectos del tratamiento y del éxito del mismo. Desde la elección del dispositivo como tal (existen diferentes marcas comerciales) hasta las propias instalaciones del lugar donde se lleva a cabo el procedimiento; todo influye en mayor o menor medida en los resultados y bienestar del paciente.

Un paciente comprometido, vale por dos

Está comprobado que el paciente necesita ser visto y acompañado por nuestros profesionales durante los dos años siguientes a la colocación del dispositivo. Por ello, precisa Turró, a mayor compromiso del paciente en acudir a las visitas de seguimiento, mejores resultados. Muchas personas motivadas por la pérdida de peso inicial creen que no es necesario, pero sí lo es para conseguir mantener esa pérdida de peso a largo plazo.

Son muchos los estudios que demuestran la importancia del compromiso del paciente si bien, parte de ese compromiso depende del punto anterior: el equipo médico. Nuestros resultados de “adherencia al programa” por parte de los pacientes son superiores al 90%.

Obesity Surgery publicó una revisión de 30 estudios con 4.877 pacientes incluidos con una pérdida media de 17,8 kilos y un EWL (porcentaje de exceso de pérdida de peso) entre el 18 y el 51%.

¿Qué ocurre a largo plazo?

Los pacientes con un mayor compromiso con el programa (que acuden a las visitas de seguimiento, a los controles médicos programados, etc.) durante los dos años de seguimiento, obtienen mejores resultados que aquellos que no acuden a las visitas con el equipo médico. “En nuestra experiencia los pacientes que sí acuden a las visitas de seguimiento, el 85% mantienen la pérdida de peso a largo plazo”, resalta este experto de Teknon.

Además, un artículo publicado en la prestigiosa revista Obesity Surgery demostró la eficacia del balón intragástrico a cinco años vista. El estudio, llamado en su traducción al castellano ‘500 balones intragástricos- ¿Qué ocurre cinco años después?’, tenía como finalidad evaluar la eficacia del balón intragástrico a largo plazo, y para ellos siguió a medio millar de pacientes a los que se les colocó un balón como parte de un tratamiento del sobrepeso y la obesidad que tiene como base el cambio de hábitos alimenticios con la ayuda del balón intragástrico.

Los pacientes fueron evaluados a los 6, 12, y 24 meses después de la extracción del balón y anualmente durante los 3 siguientes años. Los pacientes presentaban de media un IMC de 43.73 y un exceso de peso de 61.35. A los 12 meses después de la extracción del balón el 53% de los pacientes evaluados presentaban un exceso de pérdida de peso superior a 20. A los 5 años, el 23% de los evaluados mantenían un exceso de pérdida de peso superior a 20. Además, de los 195 pacientes se pudo hacer el seguimiento completo a cinco años después de la retirada del balón. Los pacientes presentaron, de media, un exceso de pérdida de peso de 12.97.

“La conclusión de este estudio fue que el balón es un tratamiento efectivo para la pérdida de peso y también para el mantenimiento de esa pérdida a largo plazo, siempre y cuando exista un compromiso por parte del paciente de cumplir con el cambio de hábitos alimenticios y de estilo de vida que le indique el equipo médico”, ha destacado Turró.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias