Coaching y Emociones

¿Estás viviendo la vida que quieres vivir? Este blog es un espacio para tu desarrollo personal y profesional: tomar tus propias decisiones, enfrentarte al cambio, superar el miedo, mejorar tu gestión emocional y motivarte. Porque cada día es una nueva oportunidad para ser feliz. Descubre otros artículos en mi blog personal http://mariamikhailova.com/ También puedes seguirme en Twitter @mashamikhailova

  • Image

10 claves para vencer la procrastinación

true

Sobre el autor

María Mikhailova

Experta en Coaching e Inteligencia Emocional por la Universidad Rey Juan Carlos. Ayuda a profesionales a descubrir sus talentos y crear su marca digital para emprender online y encontrar a través de su pasión un propósito en la vida y un estilo de vida independiente y libre.

ETIQUETAS

Aunque este término es todavía desconocido para muchos,“procrastinar” significa diferir o aplazar. Se trata de un vocablo que hemos heredado de los americanos. En términos más coloquiales, procastinar equivale a dejar para mañana aquello que puedes hacer hoy. “Procrastinación” se usa cada vez más en el ámbito del emprendimiento, y se asocia a la falta de productividad y desmotivación.

La verdad es que conozco a no pocas personas que aplazan sus tareas para mañana. Yo misma me encuentro entre ellas a menudo. Decidimos que vamos a hacer esto o lo otro pero algo sucede o simplemente no nos apetece hacerlo y acabamos realizando otras cosas que no tenían nada que ver con lo que habíamos planificado.

Las causas de la procastinación pueden ser muchas, como lo cuento en uno de mis anteriores artículos.

Pero hoy quiero proponerte algo práctico: una pequeña estrategia para vencer la temida procrastinación.

1# Establece con claridad tus objetivos

A veces nos ponemos objetivos poco realistas, que no nos apetece realizar o simplemente muy poco claros. Es más fácil procrastinar cuando no sabes exactamente qué vas a hacer. Y por supuesto si tu objetivo no te motiva demasiado, es probable que encuentres mil razones para no hacerlo.

Primero debes preguntarte con honestidad qué es lo que quieres y para qué lo quieres. En Coaching la pregunta “para qué” es de las más importantes. Si el para qué de tu objetivo está ligado a aspectos importantes para ti, tus valores, emociones positivas que deseas potenciar, con tu realización y propósito... será más fácil que persigas este objetivo.

Por otro lado, tienes que tener un objetivo claro y específico. Nada de ideas vagas como “quiero encontrar trabajo”. ¿Qué tipo de trabajo quieres encontrar? ¿Por qué y para qué precisamente éste? Cuanto más detallado tu objetivo, mejor.

2. Visualízate con el objetivo cumplido

Cierra los ojos y trata de imaginarte con ese objetivo alcanzado. Procura observar todos los detalles: ¿qué ves, qué sientes, qué oyes, dónde te encuentras? Escucha tu voz interior: ¿qué te estás diciendo ahora que has conseguido el objetivo? ¿Qué cosas nuevas puedes hacer a partir de ahora?

3. Crea pequeñas tareas fáciles de cumplir

¿Cómo se come un elefante? ¡A cachitos! Está claro que un objetivo como por ejemplo lanzar tu negocio no lo puedes hacer de la noche a la mañana. Pero puedes ir despacio, poco a poco. Divide el objetivo principal en pequeñas tareas con un orden claro. Establece fechas, plazos. Aunque aún no lo sepas a ciencia cierta, es bueno poder ver una proyección a futuro del objetivo que quieres alcanzar.

4. Planifica tu día con antelación

Y sobre todo sé realista. ¿Vas a poder con todo lo que te propones? Muchas veces nos pasamos de optimistas y creemos que mañana nos vamos a comer el día. Pero llega el día y no hemos hecho ni la mitad.

Por eso es tan importante planificar tu día de manera que no te agobie todo lo que vas a realizar.

Los expertos aconsejan que antes de irte a dormir o a primera hora de la mañana, establezcas tu lista de tareas para ese día. Es bueno también planificar tiempos estimados e incluir momentos de descanso. Así vas a visualizar tu día como algo agradable y no estresante.

5. Realiza las tareas más tediosas antes que el resto

Normalmente dejamos para el final aquellas tareas que menos nos apetece hacer. Craso error, porque al final las tareas menos apetecibles no las llegamos a realizar o las dejamos a medias.

Lo ideal es “deshacernos” de ellas cuanto antes, para no tenerlas en la mente y ocuparnos después de lo que más nos apetece con tranquilidad.

De lo contrario, nuestra mente se inventará todo tipo de excusas totalmente justificables para no abordar la tarea menos apetecible.

6. Descubre tus “horas felices”

No somos igual de productivos a cualquier hora del día. Hay personas más de mañana. Es a primeras horas de la mañana cuando se sienten más inspirados y pueden trabajar de manera que se concentran en su tarea y fluyen.

Pero también puede que seas alguien más de tarde o incluso de noche. Conocer tus mejores horas es clave para planificar las actividades más importantes en esos momentos.

7. Enfócate en terminar las tareas

Terminar y hacer no son sinónimos. Y es que hacer es un término muy escurridizo. Por ejemplo, puedes ponerte a hacer el informe y tardar 5 días en hacerlo, porque has estado realizando otras actividades entre tanto. Pero si algo tiene que estar terminado hoy, no te queda más remedio que poner todo tu foco en ello.

8. Divide tu tiempo en pequeñas porciones

Trabaja en pequeñas porciones de tiempo si te es difícil mantener tu atención en algo por mucho tiempo. Puedes poner alarmas en tu móvil u ordenador. Existen incluso aplicaciones online para medir el tiempo que le dedicas a cada tarea y se considera que períodos de 20 minutos son ideales para concentrarte en algo al 100%. Se recomienda que después de esos lapsos de tiempo te tomes unos 5-10 minutos de descanso.

9. Fuera distracciones

Desactiva todo aquello que te puede distraer de tu tarea. Por ejemplo, si tienes la tentación de ver tus redes sociales en aquellos momentos en los que estás estancado, puedes bloquear las redes sociales temporalmente gracias a aplicaciones y plugins que puedes encontrar online.

En cuanto a tu teléfono móvil, apaga el sonido y aléjalo de tu vista, para que no te distraiga en momentos de trabajo.

10. Permítete un premio al final de la jornada

Y por último, pero no menos importante, es bueno saber que al final de esa tarea que tanto te cuesta realizar te espera un premio: ese café, visitar tu red social preferida, tu canal favorito en Youtube o si se trata ya del final de tu jornada laboral, ir al gimnasio, ver tu serie favorita, etc. Mantener en mente una recompensa es muy positivo y te inspira a trabajar de manera más eficaz y productiva.

Y para terminar: si quieres planificar tu año de una forma efectiva y de la mano del Coaching estratégico, te invito a descargar el nuevo Cuaderno de Coaching para un 2017 Diferente. Es totalmente gratis y rellenarlo te llevará unos pocos minutos.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias