Coaching y Emociones

¿Estás viviendo la vida que quieres vivir? Este blog es un espacio para tu desarrollo personal y profesional: tomar tus propias decisiones, enfrentarte al cambio, superar el miedo, mejorar tu gestión emocional y motivarte. Porque cada día es una nueva oportunidad para ser feliz. Descubre otros artículos en mi blog personal http://mariamikhailova.com/ También puedes seguirme en Twitter @mashamikhailova

  • Image

¿Pasivo, agresivo o asertivo? Test para descubrir cómo te comunicas en el trabajo

true

Sobre el autor

María Mikhailova

Experta en Coaching e Inteligencia Emocional por la Universidad Rey Juan Carlos. Ayuda a profesionales a descubrir sus talentos y crear su marca digital para emprender online y encontrar a través de su pasión un propósito en la vida y un estilo de vida independiente y libre.

Muchos no somos conscientes de algo tan vital y tan cotidiano como nuestra comunicación diaria, sea en el trabajo, a nivel personal o social. Sin embargo, una manera inadecuada de expresarnos puede traernos numerosos problemas: incomprensión, aislamiento, malentendidos, discusiones, relaciones que no funcionan, entrevistas de trabajo que no pasamos, comunicación fallida con nuestros hijos o familiares, etc.

Y es que como seres sociales que somos, no podemos dejar de comunicarnos, incluso cuando no estamos hablando con nadie, incluso cuando parece que no hacemos nada. La no comunicación no existe, dice una de las máximas de la Escuela de Palo Alto, psicólogos americanos que estudiaron a fondo el tema de la comunicación.

Y si la comunicación es tan importante, ¿cómo es que muchos nunca nos hemos fijado en nuestra propia manera de comunicarnos, de expresarnos, de dirigirnos a otros, de interactuar con el resto de personas?

Además, como decía al principio, una inadecuada manera de relacionarnos puede jugarnos malas pasadas, como conflictos, dificultad de encontrar trabajo o incluso de conservar un puesto laboral.

Y es que la comunicación es clave para sentirnos bien en el trabajo. De hecho se considera que muchos de nuestros problemas laborales parten de una mala comunicación. De ello pueden depender muchas cosas como una buena relación con los jefes, subordinados o compañeros; promociones y ascensos, mejoras de condiciones de trabajo y subidas salariales.

A la mayoría no nos enseñan en el colegio o universidad a comunicarnos correctamente, y nuestro éxito laboral depende muchas veces precisamente de saber defender nuestros derechos, ser asertivos, escuchar a otros, llegar a acuerdos, proponer cambios activamente, etc.

Así que hoy te propongo un mini-test para ver cómo te comunicas en el trabajo y determinar si tu perfil es pasivo, agresivo o asertivo

TEST DE COMUNICACIÓN EN EL TRABAJO

Se trata de determinar con cuál de los siguientes escenarios te identificas más. Por favor elige la opción con la que te sientas identificado en la mayoría de los casos; y descarta aquellas opciones que no te identifican a nivel de comunicación.

Escenario 1

► Tu forma de hablar con las personas puede ser cortante, especialmente cuando te molestan con preguntas innecesarias

► Si tu compañero o subordinado no ha terminado sus tareas a tiempo, sueles decírselo sin medir tus palabras previamente

► En cuanto surge un problema en relación a compañeros/jefes/subordinados, vas a hablar directamente con ellos

► Te es fácil dar órdenes y decir lo que los demás tienen que hacer en el trabajo

► En las reuniones de trabajo eres quien más habla y no tienes reparos en decir a otros si un trabajo está mal hecho

► Si crees que te han asignado un trabajo que no te corresponde, lo dices directamente

► En situaciones de conflicto sueles hablar más que escuchar

► Cuando has cometido un fallo y te lo indican, a veces tiendes a justificarte o echar la culpa a otros

Escenario 2

► Te limitas a cumplir con tus obligaciones laborales sin preocuparte más allá de las mismas

► Cuando algo te molesta de tus compañeros o jefes, sueles callártelo

► Tu forma preferente de comunicación es por el mail, antes que en persona

► Te cuesta dar órdenes a tus compañeros o subordinados

► Te cuesta pedir ayuda cuando no sabes cómo arreglar algo

► En las reuniones de trabajo participas poco, salvo que te pregunten directamente

► Si crees que te han asignado un trabajo que no te corresponde, lo aceptas aunque no estés de acuerdo

► Cuando has cometido un fallo y te lo indican, sueles asumir tu culpa sin discutir, incluso si crees que no eres responsable

Escenario 3

► Cuando tienes dudas o necesitas resolver un problema, acudes a la persona que puede resolverte el problema

► Buscas la mejor manera de acercarte a tus jefes o compañeros: por mail, teléfono, personalmente... dependiendo de lo que sea más adecuado para cada caso

► Cuando te molesta algo de alguien, encuentras una forma educada o desenfadada de decírselo

► Propones cosas nuevas que pueden mejorar el trabajo que realizas, tanto a nivel personal como en equipo

► Si necesitas pedir ayuda con algo, no dudas en hacerlo

► Si crees que te han asignado un trabajo que no te corresponde, intentas encontrar alternativas para que nadie salga perjudicado

► En las reuniones participas activamente, tratando de entender las posturas de los demás, especialmente cuando no estás de acuerdo

► Cuando has cometido un fallo y te lo indican, asumes tu responsabilidad y buscas la mejor forma de solucionar el problema en el futuro

Resultados:

a) Si has obtenido la mayor puntuación en el escenario 1: tu forma de comunicación predominante es reactiva (y a veces incluso agresiva).

b) Si has obtenido la mayor puntuación en el escenario 2: tu forma de comunicación predominante es pasiva o inactiva.

c) Si has obtenido la mayor puntuación en el escenario 3: tu forma de comunicación predominante es proactiva y asertiva.

Si has detectado que tu comunicación es poco asertiva, te recomiendo leer este artículo en el que te cuento cómo conseguir mayor asertividad paso a paso.

Este pequeño test que has realizado te puede servir de forma aproximada para entender qué debes mejorar en tu forma de comunicarte en el trabajo si quieres estar más a gusto.

No olvides que somos los creadores de nuestra propia realidad. En realidad todo está en tus manos: si deseas cambiar, sólo tienes que buscar la solución y ponerte en marcha. Recuerda que todos llevamos dentro un gran potencial, un potencial que necesita ser descubierto. Da el primer paso hoy, por pequeño que sea, al final un paso lleva a otro y así es como construyes tus sueños.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias