Reflexiones de un joven pensador

Estoy con los jóvenes que queremos ser personas libres y comprometidas, capaces de tomar decisiones y expresar nuestras opiniones con espíritu crítico, negándonos a participar en lo que sea para ser aceptados y abriendo nuevos caminos. Defiendo la diversidad, la singularidad y la igualdad educativa.

  • Image

Ser pobre sale muy caro

true

Sobre el autor

Álvaro Cabo

14 años. Escritor, Blogger y conferenciante. Colaborador en Prensa, Radio y Televisión. A los 10 años irrumpió en el mundo de la actualidad con su blog “Mi país a través de mis ojos”; a los 11 años publicó su libro “Ser inteligente no es un delito” y desde los 12 imparte un Ciclo de Conferencias denominado “Tu éxito está en tu esfuerzo”. Ha sido reconocido como talento Marca España 2016 y es miembro de la Red Mundial de Conferencistas y de la Cámara Internacional de Emprendedores. Aficionado a la novela histórica, marketing, actualidad política, económica y social; futbolero y practicando artes marciales casi desde que empezó a andar. alvarocabo.com

ETIQUETAS

“Cualquiera que haya lidiado con la pobreza,

sabe lo extremadamente caro que resulta ser pobre”

James Baldwin

Es una paradoja de la vida, pero lamentablemente, ser pobre sale caro. Y cuando digo pobre, no me estoy refiriendo a mendigos e indigentes. Cuando una persona es mileurista, está por debajo del umbral de la pobreza o le va mal un negocio, todo se vuelve problema tras problema y para resolverlos se necesita dinero y más dinero, convirtiendo su vida en una pesadilla y rezando para que no se rompa o estropee nada. Cuanto menos se tiene más se paga.

Hemos llegado a un punto, en el que el problema no es llegar a fin de mes, es decir, vivir. Sino simplemente sobrevivir. Es inevitable el consumo diario de algo tan básico y necesario, como es la comida, el alquiler o hipoteca, luz, gas o teléfono. Hay personas que cuando ven a un cartero de correos sufren taquicardias.

Una familia media española con dos o tres hijos, en la que trabajen los dos cónyuges, pueden llegar a ingresar unos 2.000€ ó 3.000€ aproximadamente, por lo que después de haber pagado todas sus facturas obligatorias del mes, más o menos saben con lo que pueden contar para realizar gastos extras, como viajar, salir a cenar, comprar ropa o hacer visitas culturales. Esta familia es afortunada.

Pero de estas familias cada vez van existiendo menos. La crisis ha creado otro tipo de “pobreza” que no parece evidente a simple vista, pero que está presente en muchas casas: familias o personas que se encuentran en una situación económica inestable y que no saben con lo que puede contar al mes para sobrevivir, que no es lo mismo que vivir. Las grandes multinacionales y los bancos lo saben y se aprovechan miserablemente del más débil. Nos han convertido en esclavos de las facturas. Por lo que no solamente no llegan a fin de mes, sino que por culpa de las abusivas penalizaciones y comisiones ven como mengua su ya triste cartera todos y cada uno de los meses del año sin remedio. Muy pocos lo dicen, pero esto pasa cada día en miles de casas españolas.

Mirad de qué manera ahora resulta mucho más caro vivir y cómo se termina repagando lo pagado: si se devuelve el recibo del teléfono fijo son 20€ de penalización, y si encima lo cortan otros 12€ por dar línea. Lo mismo ocurre con la luz, el gas, la hipoteca, el móvil, seguros, préstamos, tarjetas de crédito, el IBI, la basura, descubiertos en cuentas bancarias... A lo que hay que sumar la penalización de Hacienda y Seguridad Social en el caso de los autónomos o empresas. ¡Menuda recaudación!

Por lo que haciendo cuentas entre unas cosas y otras, nos hemos juntado con un gasto extra en comisiones que oscila entre 200€ y 400€ al mes aproximadamente. Euros que podríamos destinar a material escolar, comida, ropa e incluso ir al cine o salir a comer a un restaurante. Y en el caso de un negocio a comprar género. Por lo que termina perjudicando a la economía de otros, porque hay mucha oferta y poca demanda, no se gasta.

Definitivamente ser pobre es carísimo. Por lo que el Gobierno se debería centrar en crear programas que enseñen a la gente a manejar mejor sus reducidos recursos, ayudándolos a ahorrar y no endeudarse, protegiéndoles de los abusos de chupópteros y de compañías sin escrúpulos.

¡Qué cosas tengo, con lo que se recauda con los pobres! ¿Alguien piensa que esto tendría solución? ¡Claro que sí, pero no interesa!

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias