El fin del eurotaxi? No

No, no es el fin del eurotaxi. Es el fin del eurotaxi sólo para algunos. Desde hoy, a partir de las 14 horas, no habrá más servicio de eurotaxi en Madrid para personas con discapacidad, pero sí seguirán haciendo servicios "normales", aunque antes, desde la 9 de la mañana, serán altruistas como muestra de su buena voluntad y realizarán de forma gratuita todos aquellos servicios que les soliciten las personas con discapacidad, por lo menos todos aquellos a los que sean capaces de responder.

Pero me da a mí que no será el final de ningún servicio. Durante días han negociado con la Administración a la espera de recibir subvenciones como contrapartida a no poder cobrar por recogida más de cinco euros, que ha sido, y es, el caballo de batalla de los euro taxistas, agrupados en Madrid en la asociación AEMA.

El Ayuntamiento se ha mantenido en sus trece y no ha accedido a autorizar una subida de la tarifa, como reclamaban los taxistas, que como resultado cortan el servicio desde hoy. Una forma más de forzar a los servicios públicos a dar marcha atrás en sus decisiones y acabar negociando alguna fórmula que significará una subida del precio. Al tiempo

No hay que olvidar que los eurotaxistas han recibido subvenciones para adquirir su vehículo, monovolúmenes preparados de tal forma que un usuario de sillas de ruedas puede subir sin necesidad de abandonar su silla. Y que el grueso de su negocio no son las personas con discapacidad, más al contrario. El transporte de PRM, personas con movilidad reducida, es casi anecdótico en sus jornadas de trabajo, según me comenta un propietario de una de estas licencias que no está muy convencido de cortar el servicio de la noche a la mañana. Por las calles de Madrid es habitual observar a diario vehículos de este tipo realizando "carreras"con clientes sin ningún tipo de discapacidad.

Además, algunos de ellos ya llevaban tiempo cobrando más de cinco euros por la recogida,. A mí me pasó en verano, y aquí lo relaté: Me cobraron más de doce euros por recogerme, es decir 7 más de lo legal, y aunque puse la correspondiente reclamación, ni siquiera tuve respuesta por parte de la empresa de los taxis.

Por otra parte, es fácilmente comprensible que ningún taxista quiera cobrar cinco euros por recogida cuando se encuentra en una zona apartada de Madrid de donde tiene que ir a comenzar el servicio. Pero hay que olvidarse en este país de servicios subvencionados que pagamos todos. Las personas con discapacidad debemos ser conscientes de que todo servicio público tiene unos costes, y hay que buscar fórmulas que nos permitan la movilidad sin que un sector lo tenga que poner de su bolsillo, o sin que sea una carga para las arcas públicas, y más en época de crisis.

En Barcelona funciona desde hace tiempo unos minibuses con recorridos programados un poco a la carta que facilitan muy bien el transporte. A lo mejor hay que cambiar de modelo, los eurotaxistas perder el "euro"de su nombre y ser taxistas, y así dar paso a un nuevo sector que con nuevas ideas facilite la movilidad en pleno siglo XXI. Si así fuese, el conflicto daría buenos frutos y hubiese servido para modernizar algo que está desfasado y obsoleto, basado en las ansiadas subvenciones.

blog@pelig.es