Descubre sin límites

Filosofía ecléctica que muestra el mundo real. Todo es fascinante, pasando por la Ópera de París hasta una visita a las favelas de Río de Janeiro en la madrugada...,....

  • Image

Notting Hill, uno de los barrios londinenses más elegantes

true

Sobre el autor

Maica Rivera

Soy freelance del mundo de la comunicación y marketing digital. Tras más de diez años de experiencia en diferentes medios digitales, cree un blog de viajes (https://maicarivera.com/) y experiencias, actividad que actualmente combino con la elaboración de contenido para blogs corporativos y gestión de redes sociales.

ETIQUETAS

En su origen, a mediados del siglo XIX, Notting Hill fue una de las más elegantes barriadas londinenses. Estaba habitada por pudientes familias que gustaban de vivir en el interior de Londres. Pero la zona quedó destruida por los incesantes bombardeos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial, pues, aunque Reino Unido no fue invadido por la Alemania de Hitler, sufrió la brutalidad de ataques continuos.

En su reconstrucción..., el cosmopolitismo

Al finalizar la guerra, y tras ser reedificada la zona, la inmigración, en su mayoría jamaicana, atraída por un país que necesitaba mano de obra para ser reconstruido, «ocupó» Notting Hill, importando a sus calles no solo usos y costumbres, sino sabores, olores... y el característico colorido de sus casas.

De aquella conflictiva época en la que los continuos enfrentamientos entre culturas fueron inevitables, nació el tradicional Carnaval de Notting Hill. Carnaval que, a pesar de su nombre, nada tiene que ver con el que precede a la Cuaresma. La celebración es, en realidad, un festival callejero de los más populares del planeta que durante dos días de agosto homenajea la cultura caribeña.

En torno a la década de los ochenta, el hábitat bohemio del barrio se puso de moda y miles de ejecutivos -yuppies- llegaron desde el centro de la City, instalándose en él en busca del cosmopolitismo que aún impregna todo el lugar.

El pensamiento que influye y engloba a Notting Hill es “universalidad más diferencia" enriquecerse con la diversidad para crear en una multiplicidad de ambientes una identidad propia.

El cosmopolita es, según se definió Diógenes a sí mismo, ciudadano del mundo . Tal vez por ello Notting Hill sea tan especial para el viajero.

Calles con alma y callejones secretos

Pero Notting Hill no podría latir sin alma. Mercado de Portobello lo llaman.

Portobello Road es la arteria que recorre de Norte a Sur la barriada. Es en esta calle –así como en algunas otras perpendiculares– donde se extiende el Portobello Road Market. En él todo se encuentra...

Predominan en su peculiar paisaje urbano las tiendas pequeñas, que conceden intimidad al acto de negociar, preservando nuestro desconsuelo al no hallar aquello que deseamos comprar: sueños y anhelos.

Envuelto en una atmosfera enérgica y mundana, las calzadas de Notting Hill serpentean a través de estrechos pasajes, sorprendiendo a veces con típicos mews londinenses de suelos adoquinados...

...Callejones de tanta belleza que al recorrerlos se escapan lágrimas, pues parece que en su estrechez quedaron atrapadas vidas pasadas que narran que, lo que hoy es codiciado, antaño fue lugar de establos y viviendas infrahumanas ...

Vendedores de recuerdos

Sin lugar a dudas, Londres es una ciudad viva y, en su palpitar, emocionada muestra sus secretos... Notting Hill todo lo enseña y nada se

Antes de adentrarme en Portobello Road, deambulo por los alrededores. El verdor de parques y jardines evoca un paisaje que, incluso sin conocerlo, me causa nostalgia. Caminando, sin prisa, esta barriada, he llegado a Portobello Road. Bullicio, colores, música, olores... El aire es denso, pues está impregnado en literatura, gastronomía, arte callejero...

Y ellos, los vendedores, en cada tienda, en cada puesto, en cada esquina..., en el suelo, en las ventanas, en los cristales y en los marcos de las puertas... invitan, incitan, inducen, ruegan, suplican... a que compres «recuerdos» y no te marches sin un pedazo del alma de Portobello.

Bisutería, ropa, discos de vinilo..., cerámica, utensilios, cachivaches, trastos... La mirada se pierde entre objetos. Uno, otro el siguiente, el próximo..., y no lo encuentro. Continuo en un viajar a través del tiempo con la textura de las antigüedades que toco y “siento”. En realidad es lo que deseo...: viajar en el tiempo.

En tus calles, Notting Hill, yo no compro recuerdos, sino que intento venderlos. «Pesa» demasiado ese amor que solo existe en textos...

Eres barrio que «mercadeas» a diario con sentimientos..., feria para los que necesitan poblarse y «destino» para los que de todo queremos deshacernos.

Eres un ritual para el viajero.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias