Gastronomía

Recetas

Descubre el origen del atascaburras: el plato de invierno más típico manchego que "harta hasta a las burras"

El atascaburras tiene su origen en el siglo XVII, en un pueblo que quedó aislado por las nevadas con solamente unas espinas de bacalao y patata cocida como suministros

El atascaburras se suele servir con unas rodajas de huevo duro encima
El atascaburras se suele servir con unas rodajas de huevo duro encimaLa Razón

La gastronomía española es una cocina muy rica y variada con un recetario muy amplio. Es difícil conocer todos los platos característicos de cada comunidad autónoma y mucho menos conocer su origen e historia. Uno de ellos es el atascaburras, una receta típica de Castilla-La Mancha que tiene su origen en el siglo XVII.

En la actualidad, este plato se prepara con mucha asiduidad entre los meses de diciembre y enero, justo cuando comienza a nevar. Y es que el origen del atascaburras tiene que ver precisamente con eso, con la nieve. De hecho, hay personas que añaden nieve limpia a la cocción y dicen que tiene otro sabor diferente.

La receta del atascaburras, originaria de Castilla-La Mancha, la inventaron dos pastores

El atascaburras fue una receta inventada por dos pastores que se habían quedado aislados en una pequeña aldea debido a la nieve. Tenían hambre y solo contaban con unas espinas de bacalao, de la comida anterior, con patatas y aceite de oliva. En vez de comer solo las patatas cocidas con el aceite, decidieron hacer una mezcla con las espinas de bacalao.

De esa manera, cocieron en una cazuela los dos ingredientes principales: las espinas de bacalao y las patatas con la ayuda de la nieve. Cuando esto estuvo listo, comenzaron a machacar la mezcla y le añadieron aceite de oliva para suavizar las espinas que pudieran notar.

Cuando los pastores regresaron al pueblo, les contaron a todos su nueva receta. Les dijeron que era un plato que podía "hartar hasta a las burras". Por ello, la gente comenzó a llamar este plato atascaburras. Hicieron referencia a esa expresión porque decían que el sonido que se hace en el mortero mezclando la patata con el bacalao es el mismo que el que hace un burro cuando intenta salir del barro tras quedarse atrapado.

Así es la receta del atascaburras, el plato típico de Castilla-La Mancha

Desde entonces, esta receta se ha convertido en un plato típico de Castilla-La Mancha, aunque con mayor afluencia en las zonas rurales. También se han ido modificando sus ingredientes. Además, cada familia la hace de una manera diferente. No obstante, se sigue manteniendo la tradición de realizar este plato cuando comienza a nevar.

Esta receta lleva ingredientes muy sencillos que cualquier pueblo puede tener cuando queda aislado por las nevadas: bacalao en salazón, patatas, ajo y aceite de oliva. Aunque la receta original no necesita nada más, lo cierto es que hay muchas personas que después lo decoran con rodajas de huevo cocido y nueces.

También conocido como ajo mortero, el primer paso es cocer la patata junto con el bacalao, previamente desalado y sin espinas. La receta original recoge que la mezcla se debe hacer en un mortero dado que hay que machacar todos los alimentos, junto con el aceite y el ajo, hasta que quede una especie de puré. Finalmente se puede servir y decorar como se prefiera, aunque la historia también cuenta que si la receta se come directamente del mortero, sabe mejor.