Un Gobierno sólido, solidario y de cuatro años para construir un futuro mejor

Fernández Mañueco e Igea pasan del roce al cariño en cien días de mandato, en los que el presidente destaca el buen clima de trabajo y el vicepresidente la unidad de acción

Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, presidente y vicepresidente de la Junta, respectivamente, comparecían ayer ante la prensa durante casi una hora para hacer balance de los cien primeros días de mandato del Gobierno de coalición que conforman PP y Ciudadanos en Castilla y León.

Un tiempo que ambos coincidían en destacar como satisfactorio, en el que se ha conseguido un Gobierno estable y solidario para cuatro años, y en el que, según Fernández Mañueco, se están sentando las bases del presente para construir un futuro mejor.

Durante sus intervenciones, ambos dirigentes se intercambiaban elogios y reconocían haber pasado del roce al cariño o, como decía el presidente haciendo suyo un poema de San Juan de la Cruz: «donde no hay amor, pon amor y recibirás amor». Y todo ello gracias a que comparten centralidad, moderación e ideas liberales, como decía Fernández Mañueco, pero también a que las decisiones se están tomando de forma conjunta y consensuada, y a que el líder socialista Luis Tudanca, está haciendo de «pegamento» e incluso de «Cupido» en este Gobierno con su labor de oposición, como apuntaba, con algo de ironía, el vicepresidente.

Verdad y libertad

El jefe del Ejecutivo regional destacaba que en estos meses se han tramitado hasta 420 asuntos en los consejos de Gobierno, se han movilizado más de mil millones de euros y se han empezado a tramitar trece leyes.

Igea, por su parte, aseguraba sentirse respaldado, decía que la «experiencia dilatada» del PP y el «mayor empuje» de Ciudadanos están ayudando también a dar estabilidad y solidez a este Ejecutivo, y ponía en valor las ventajas de un Gobierno de coalición, que pasan, a su juicio, por la estimulación que da la competencia, la mejora del control interno y que el mensaje que se lanza llega a más gente.

Además, como consejero de Transparencia que es, Igea arrimaba el ascua a sus sardina para sacar pecho por el impulso que se la ha dado en este tiempo a la transparencia y regeneración democrática, con la tramitación del nuevo Código Ético, la creación de una Agencia de lucha contra el Fraude, la publicación de las agendas de los altos cargos o la aportación de datos sobre la situación sanitaria y de listas de espera. «La transparencia nos está permitiendo decir la verdad», decía el vicepresidente de la Junta, mientras hacía suyas las palabras del jesuita asesinado en El Salvador hace hoy 30 años, Ignacio Ellacuría, cuando aseguraba que la verdad y la libertad están íntimamente ligadas, pero que en el fondo, es siempre la verdad la que genera la libertad y no al revés.

El turno de Sánchez

Fernández Mañueco e Igea compartían que la economía y el empleo es la gran prioridad, y máxime ahora ante la recesión que auguran muchos economistas y ante las perspectivas de un Gobierno en España con PSOE, Podemos e independentistas.

Sobre este asunto, y ante el debate abierto por el líder de Ciudadanos en esta Comunidad sobre la posibilidad de reeditar en Castilla y León un posible Gobierno de coalición en España entre PSOE, PP y Cs, el presidente de la Junta decía que es el socialista Pedro Sánchez y no el PP quien debe mover ficha y mirar por el bien de España. «Si lo hace, nos encontrará», apuntaba.

Cien días de «chalaneos» y «vetos» para el PSOE

Para el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, estos cien días de Gobierno de PP y Ciudadanos en Castilla y León revelan que ambas formaciones se han puesto de acuerdo solo para «chalanear» y «repartirse los sillones». Tudanca echaba en cara también a PP y Cs que hayan bajado el Impuesto de Sucesiones «para beneficiar a los ricos» o que los empleados públicos les hayan convocado una huelga, pero también reprochaba a ambas formaciones sus vetos en las Cortes a iniciativas impulsadas por el PSOE, como la la Ley LGTB, a la apertura de comedores escolares o el blindaje de suelo social en el Estatuto.