Eliminar los tabús culturales y la prevención, claves para luchar contra el cáncer de próstata

Desde la Asociación Butchers Brother’s-Movember Valladolid consideran «fundamental» que los hombres tomen conciencia sobre esta enfermedad que es una de las principales causas de muerte

Eva Renedo, Nieves Andrés y Carola M. de Morentin durante la charla realizada en la Farmacia Agudo de Valladolid
Eva Renedo, Nieves Andrés y Carola M. de Morentin durante la charla realizada en la Farmacia Agudo de ValladolidWelligton Dos Santos (nombre del dueño)

Se acaba el mes de noviembre y con él las numerosas iniciativas, campañas y talleres que lleva a cabo el movimiento «Movember» para dar visibilidad a la salud masculina, desde todos los ámbitos; psicológico, sanitario y social. Y es que cada vez son más los casos de cáncer de próstata y de testículos en Castilla y León, lo que también aumenta los suicidios. Por este motivo, desde la Asociación Buthcers Brothers-Movember Valladolid se trabaja desde 2014 para concienciar a los hombres de su papel como agentes activos sobre su propia salud.

Una de sus representantes, la enfermera Eva Renedo asegura a LA RAZÓN que es importante que los hombres dejen atrás «tabús culturales» y «tomen conciencia de su propia salud, para que actúen sobre ella activamente y a través de la prevención y diagnóstico temprano para tener mejor calidad de vida y vivir más sanos, y así impedir que los hombres mueran demasiado jóvenes».

En este sentido, asegura que «a los hombres les cuesta expresar sus miedos y sobre todo enfrentarse a la exploración prostática, muchas veces a causa de la desinformación». Por este motivo, Eva Renedo anima a que «hablen sin miedo con sus médicos o enfermeras para que les proporcionen información real y prevenir de esta manera problemas mayores».

En estos momentos el cáncer de próstata es en España el segundo con más incidencia, después de el de colon-recto, aunque es el que más afecta a los hombres, un 20 por ciento. En Castilla y León es el segundo más frecuente, con unos 2.049 casos nuevos, siendo los más afectados los de la franja de edad de entre los 65 y 69 años.

Por su parte, el cáncer de testículo tiene una escasa incidencia del 1 por ciento y una esperanza de vida de casi del 98 por ciento, aunque Eva Renedo advierte que la «autoexploración y detección temprana de los síntomas y signos es fundamental».

Sobre los sectores con más riesgo se encuentran los hombres de entre 65 y 70 años, los que cuentan con antecedentes familiares -tres veces mayor si su padre o hermanos lo han sufrido y 10 veces si en la misma familia hay tres varones afectados. La obesidad o el tabaquismo también provoca más riesgo. Sobre los síntomas, Eva Renedo informa que son, para el de próstada, dolor en la zona de la vejiga, dificultad para orinar o hacerlo frecuentemente; mientras que en el testículo «el síntoma es tardío, por eso es clave la exploración para identificar lesiones o cambios». Por todo ello, recomienda a todo varón mayor de 45 años consultar con su urólogo una vez al año.