El fin de la temporada turística y la desaceleración económica eleva el paro en noviembre en casi 1.500 personas

El consejero de Empleo, Germán Barrios, reconoce que la economía está creciendo menos de lo esperado y por ello pide un Gobierno estable en España que haga las reformas pendientes y estimule el mercado laboral

Los datos del paro de este mes de noviembre recién terminado no son nada buenos en España, en general, donde ha subido en más de 20.000 personas respecto a octubre, y tampoco en Castilla y León, en particular, que a día de hoy cuenta con 1.437 personas más apuntadas en las oficinas del Ecyl en busca de un trabajo, que deja la cifra total de desempleados en nuestra Comunidad en 140.973.

Sube el desempleo debido principalmente al fin definitivo de la campaña turística, ya que donde más aumenta el paro es en el sector Servicios (628), así como al descenso de las contrataciones por la desaceleración económica actual que se nota especialmente en el sector de la Construcción, donde se incrementa el número de parados en 448. Pero, lo que es más preocupante, cae la afiliación a la Seguridad Social en 9.536 personas, lo que deja la cifra de cotizantes en 927.610, un 1,02 por ciento menos que el mes anterior.

Por provincias, mejores noticias para Valladolid y Zamora, únicas provincias en las que paro bajó en noviembre en 275 y tres personas, respectivamente, y peores para Segovia que con un 7,5 por ciento y 256 parados fue el territorio en el que porcentualmente más aumentó el paro.

Pese a que estos datos que no son nada halagüeños, en comparación con el mes de noviembre del pasado año, Castilla y León cuenta con 6.507 personas más trabajando que hace un año, lo que supone un descenso del paro del 4,41 por ciento frente al recorte del 1,68 nacional, que anotó 54.683 desempleados menos que hace doce meses.

Desde el Gobierno regional, el consejero de Empleo, Germán Barrios, reconoce que los datos no son buenos y apuntan a una desaceleración económica actual que es peor de lo que esperaban. Por ello, reclama la composición de un Gobierno en España fuerte y estable que dé certidumbre y tranquilidad a los inversores, pero también que haga frente a las reformas necesarias y pendientes para estimular el mercado laboral.

De todas formas, Barrios también ha puesto de manifiesto algunos indicadores que revelan que la situación en Castilla y León es mejor que en otras regiones de la España autonómica. Por ejemplo, que en términos anuales, es la segunda comunidad en la que más desciende el paro, en un 4 por ciento, mientras que el descenso nacional es 1,6 por ciento, o que el desempleo en mujeres y jóvenes ha bajado.

Nuevos presupuestos

Desde las organizaciones sindicales, tanto CCOO como UGT coinciden en sendos comunicados en que los datos de noviembre no solo no son nada buenos sino que, además, reflejan un mercado de trabajo que va cuesta abajo y sin frenos y que cada mes que pasa se sigue desacelerando un poco más.

«Se está apuntalando lo que está sucediendo en 2019; una caída constante y pronunciada de la reducción del paro, así como de la creación de empleo que nos va a conducir inexorablemente al peor año desde el inicio de la recuperación económica en 2014», apuntaban en Comisiones Obreras, desde donde reclaman un Gobierno progresista, que aproveche el crecimiento económico, que apruebe unos nuevos presupuestos para el 2020 y que cambie las normativas sobre contratación, negociación colectiva y pensiones, entre otras medidas inmediatas.

Para UGT, por su parte, los datos del desempleo ponen de manifiesto también que la creación de empleo en la Comunidad «es más lenta» que en el resto del país. «Esta lentitud se confirma después de seis años de creación de empleo y que solo tengamos 927.610 afiliados a la Seguridad social frente a los 967.914 que teníamos en noviembre de 2008», denuncian. Asimismo, advierten de la precariedad del empleo existente, a lo que hay que sumar otras 66.127 personas que no perciben ningún tipo de prestación.

«Podríamos decir que uno de cada cuatro desempleados, el 25 por ciento, percibe una prestación contributiva o una asistencial, mientras que la mitad de los parados carecen de prestaciones de ningún tipo. Por otro lado, se muestran especialmente preocupados por que el paro se está convirtiendo en un problema crónico para muchos trabajadores. «Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), 34.900 personas llevan más de dos años en el paro y cerca de 20.000 más de cuatro años, por lo que es prioritario reforzar la protección de las personas, mejorando la cobertura de las prestaciones por desempleo», afirman desde el sindicato.

La Navidad como salvavidas

A la vista de estos datos, en la patronal castellano y leonesa están esperando como agua de mayo la llegada de la Navidad para que se pueda crear empleo y, además, los empresarios puedan salvar el año. Asimismo, como soluciones de futuro, Cecale pide un marco normativo adecuado y dentro de un ámbito de estabilidad política y económica, capaz de mejorar la competitividad y capacidad de adaptación de las empresas.

Y para ello, los empresarios insisten en la necesidad de contar cuanto antes con un Gobierno en nuestro país así como tomar decisiones dentro del Diálogo Social, buscando el mayor consenso posible”, ya que hay una gran cantidad de proyectos de inversión que podrían verse afectados.