El Gobierno regional explora la vía para adquirir un «importante paquete» de viviendas de Sareb

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente pretende ampliar el Parque Público de la Comunidad para el alquiler, hasta alcanzar los 3.000 hogares

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita una vivienda rehabilitada destinada a alquiler social
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita una vivienda rehabilitada destinada a alquiler socialCarlos S. Campillo (nombre del dueño)Ical

La Junta explora la vía para adquirir un «importante paquete» de viviendas de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). El objetivo de esta política de compra es la ampliación del Parque Público dedicado al alquiler, que ha conformado la Comunidad y que crecerá a lo largo del mandato hasta las 3.000 casas.

Para ello, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha logrado la «delegación» de competencias en materia de adquisición de viviendas en la Comunidad de Economía y Hacienda. Esta iniciativa tiene como fin «agilizar» el procedimiento de compra de inmuebles para que cada expediente no se ralentice por la necesidad de intervenir en él varios departamentos.

Una de las iniciativas que se marca la Consejería que dirige Juan Carlos Suárez-Quiñones es ampliar el Parque Público de Viviendas destinadas al alquiler, para lo que pretende utilizar la adquisición de casas, mediante un procedimiento «más ágil» que el actual. Con todo ello, Fomento espera cubrir «antes» las necesidades que tienen los ciudadanos de Castilla y León.

En octubre de 2015, la Junta y Sareb suscribieron un acuerdo para la incorporación, por un periodo de cuatro años, de 100 viviendas, situadas en 28 municipios, al Parque Público regional, lo que supuso una inversión de 660.000 euros para las arcas de la Comunidad. Una vez finalizados los convenios temporales de cesión, la compañía ofrece la posibilidad de negociar la venta de estos inmuebles para que pasen a formar parte de su parque de viviendas.

En ciudades y pueblos

Ahora, el Ejecutivo parece que apuesta por esta vía para adquirir de forma definitiva estas viviendas.

El Parque Público de Alquiler Social de Castilla y León dispone actualmente de 1.955 viviendas incorporadas de distintas procedencias: las propias de la Administración autonómica desocupadas y reservadas para colectivos en riesgo de exclusión social; otras cedidas por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb); las incluidas en el Programa Rehabitare, que son cedidas por los ayuntamientos a la Junta para su rehabilitación y posterior alquiler en el medio rural y las viviendas de protección pública propiedad de Somacyl que actualmente se ofrecen en régimen de alquiler con opción a compra.

También el Ministerio de Fomento trabaja en la construcción de 20.000 viviendas de alquiler asequible a través de alianzas con inversores y promotores privados mediante la cesión de suelo público. Se trata del bautizado como Plan 20.000, con el que el departamento de Ábalos se ha puesto en contacto con Sareb para estudiar distintas vías de colaboración que permitan al Gobierno aumentar su cartera de pisos en renta.