Tres años de cárcel por herir en la cara a un joven con un botellín en Valladolid

El agredido padece pérdida de agudez visual en un ojo y diversas cicatrices en la cara

Exterior de la Audiencia Provincial de Valladolid
Exterior de la Audiencia Provincial de Valladolid

La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a un joven a tres años de prisión por herir a otro, de 22 años, con un botellín de cerveza y dejarle como secuelas pérdida de agudeza visual en un ojo además de diversas cicatrices en la cara.

El magistrado presidente de la Sala ha avanzado este martes el fallo de la sentencia tras un acuerdo alcanzado entre fiscal y defensa, que ha hecho innecesaria la celebración del juicio y que incluye también una condena para el principal perjudicado, en este caso al pago de una multa de 120 euros por lesiones leves.

Los hechos ocurrieron sobre las 3.30 horas del 31 de marzo de 2018, en un bar de Valladolid, donde se desató una discusión entre los dos procesados, E.J.N. y M.A.C., durante la que se acometieron mutuamente llegando el primero a golpear al segundo con un botellín de cerveza, que le impactó en el rostro y le causó cortes.

La parte dispositiva de la resolución judicial condena a E.J.N. a tres años de prisión por un delito de lesiones con utilización de instrumento peligroso en concurso con otro delito de lesiones causantes de deformidad.

También impone a este acusado el pago de indemnizaciones al otro que suman más de 16.000 euros, de los que 4.439 corresponden a los 53 días de perjuicio particular moderado; 10.152 a las secuelas por perjuicio estético y pérdida de agudeza visual, mil euros a la intervención quirúrgica que sufrió y 642,83 euros al Sacyl por los gastos de asistencia.

Al encausado M.A.C., el tribunal le condena por un delito de lesiones leves a un mes de multa con una cuota al día de cuatro euros y a abonar una indemnización de 250 euros al otro procesado y de 162,05 euros por los gastos de asistencia.

La sentencia es firme, ya que fiscal y defensa han expresado que no la recurrirán, tras el acuerdo alcanzado.