Suárez-Quiñones avanza una «transformación total» del transporte público por carretera

El consejero de Fomento y Medio Ambiente señala que pretende adaptar el sector a «la realidad del siglo XXI» para que sea «más eficiente» y brindar «un mejor servicio» a los vecinos de las ciudades y medio rural

El consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones, junto a Gerardo Salgado, presidente de Fecalbus, clausura la Asamblea General de  la institución
El consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones, junto a Gerardo Salgado, presidente de Fecalbus, clausura la Asamblea General de la instituciónWellington Dos Santos PereiraLa Razón

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, aseguró que el transporte público por carretera sufrirá «una transformación total» a lo largo de la actual legislatura, con el objetivo de adaptarlo «a la realidad de la Castilla y León del siglo XXI».

En este sentido, explicó que el presidente del Gobierno autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, lidero «un proyecto de modernización de la Comunidad» donde una de las líneas de actuación es el transporte.

«Las viejas concesiones se van a extinguir y habrá que licitar unas nuevas, y aprovecharemos para adaptar el transporte público rural con el objetivo de conseguir un transporte más moderno, más eficiente y universal, que llegue a todos los núcleos de población, que haga efectivo ese traslado a la demanda genuino de Castilla y León, un transporte compartido y con compromiso medioambiental», señaló en la clausura la Asamblea General de la Federación Empresarial Castellano Leonesa de Transporte de Autocar (Fecalbus).

En su opinión, el mapa de transporte que está vigente se ideó «de acuerdo con una realidad demográfica y poblacional que es distinta a la actual, de hace treinta años». «Ahora los núcleos son distintos, hay población donde antes no la había y otros casos no la hay donde antes sí. Los flujos de interés del transporte también son distintos», explicó.

Tras aplaudir la «flexibilidad» de los empresarios del sector con la Administración y su «compromiso», «esfuerzo» y «aportaciones» a la nueva Ley de Transporte Público de Viajeros por Carretera, Suárez-Quiñones apuntó que el nuevo mapa del transporte «supondrá un esfuerzo para todos», si bien podrán concurrir a las licitaciones todas las empresas que así lo deseen y se garantizará que no haya pérdida de empleo sino «asentamiento» y que todo vaya «a mejor, fundamentalmente el servicio de los ciudadanos, porque el transporte público no es solo transporte, es la forma de disfrutar de la Sanidad, los Servicios Sociales, el ocio, las gestiones administrativas y dar igualdad al medio rural se viva donde se viva».

«Con el nuevo sistema pretendemos que sea más eficiente económicamente, que no sea tan lineal sino zonal y con determinadas integraciones, las empresas tengan menos déficit, que el servicio sea mejor y que el dinero público invertido sea menor», explicó, si bien reconoció que probablemente esto último no lo consigan. Además, afirmó que contemplan la posibilidad de «tener que poner más dinero público para brindar más prestaciones para que el transporte sea más universal, casi gratuito en el medio rural para los mayores y para los jóvenes».