La abogada de uno de los exjugadores de la Arandina ve contradicciones en la sentencia y anuncia un recurso

Olga Navarro anuncia también que se va a oponer a la entrada en prisión de su defendido

GRAF8435. BURGOS, 27/11/2019.- Raúl Calvo (i), uno de los acusados de agresión sexual a una menor, junto con su abogada Olga Navarro, realizan declaraciones a los medios tras la conclusión de la vista. EFE/ Santi OteroSanti OteroEFE

La resaca del caso Arandina está siendo peor de lo esperado para los acusados, ya que siguen sin asimilar la sentencia. Además la abogada, Olga Navarro, que defiende a Raúl Calvo, avanza que recurrirá la sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos porque solo ha atendido al relato de la víctima y contiene “contradicciones evidentes”.

En declaraciones a la Agencia Efe también anuncia que se opondrá a la entrada en prisión de su representado porque pese a lo elevado de la condenas, 38 años de cárcel para cada uno, los tres exjugadores han cumplido las medidas cautelares en los dos años que llevan en libertad provisional.

Además, sostiene que los tres condenados tienen arraigo familiar, nunca han estado fuera de España y tras perder su profesión de futbolistas tienen una vida humilde, uno de ellos trabaja en este momento como frutero y otro como carrocero.

Cada uno de los tres exfutbolistas ha sido condenado a 38 años de cárcel, al considerar que cada uno es responsable de una agresión sexual a una menor de 16 años en el domicilio que compartían en la localidad burgalesa de Aranda de Duero, pero también de otros dos delitos de cooperación necesaria en las agresiones de sus compañeros.Para la letrada, que aún estudia la sentencia para formular el correspondiente recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, la contradicción más evidente tiene que ver con el eximente que se aplica a Raúl Calvo para absolverle del delito de agresión sexual continuada porque su grado de madurez real es muy próximo al de la menor, pese a que tiene 19 años y ella 15.

“Según la sentencia, Raúl violó a la menor en grupo, pero luego se besaron y mantuvieron relaciones sexuales consentidas por ambos, pero eso no tiene sentido porque o se aplica el eximente a todo o a nada”, señala la abogada.

También considera que, pese a lo que dice la sentencia, no hay persistencia en el relato de la menor, que “ha cambiado de versión en cuatro ocasiones” y contó cosas diferentes, hasta crear “una bola tan grande que ya no pudo pararla”.

La letrada recuerda que en la sentencia no se han tenido en cuenta mensajes de voz de la menor en la que amenaza con mentir para perjudicar a los exfutbolistas, lo que, a su juicio, debería mermar su credibilidad.