Méndez Pozo: «El gran salto es que ahora se reconoce a las Cámaras las funciones públicas que realizan»

El presidente del nuevo Consejo Cameral de Castilla y León apuesta por mecanismos de cooperación entre empresas y administraciones para generar nuevas oportunidades

El presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de Castilla y León, Antonio Miguel Méndez Pozo
El presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de Castilla y León, Antonio Miguel Méndez PozoWellington Dos Santos PereiraLa Razón

Es un «todoterreno» del mundo cameral, tanto en la provincia de Burgos, como en Castilla y León o en el ámbito nacional. Ahora, afronta con ilusión, la presidencia del Consejo de Cámara de Comercio regional, un nuevo órgano surgido tras la aprobación por parte de las Cortes de una Ley que era necesaria. Antonio Miguel Méndez Pozo desgrana, en un encuentro concedido a LA RAZÓN, cuáles van a ser los retos de este Consejo y sus impresiones sobre la economía tanto regional como la nacional.

«Tenemos que adaptarnos a los tiempos. Las Cámaras somos más que centenarias y se encuentran regidas por empresarios, y como tales, debemos estar en continua evolución. Hemos nacido de las cenizas con un nuevo sistema de financiación y con una mayor prestación de servicios», indica Méndez Pozo.

De esta manera el nuevo pleno cameral regional aumenta el número de sus vocales, pasando de 14 a 27, del que forman parte los representantes de las catorce Cámaras de Castilla y León, de nueve grandes empresas de la Comunidad y a ellos se suman otros cuatro más propuestos por la patronal económica Cecale.

«Existía una demanda importante por parte de todos los sectores y había que aglutinar un bloque interesante de cara a participar de una manera más activa en diferentes ámbitos. Y esa independencia de los nueve empresarios le está dando otro tono», señala el también empresario burgalés, que añade que se está arrancando «con mucha calma», para evitar «precipitaciones».

El gran salto con la nueva Ley es el reconocimiento «como función pública» del papel de las Cámaras, para poder dar «la luz todas las mañanas» y ayudar en todo lo posible en el desarrollo de todo el mundo económico de la Comunidad. En definitiva, apunta, «ser útiles».

«Ahora estamos más integrados con las organizaciones empresariales», y en este punto hace un inciso para aplaudir el trabajo que se ha hecho a lo largo de los últimos años dentro del Diálogo Social y del ejemplo que ha sido fuera de nuestras fronteras.

Sobre la cuestión de si las Cámaras han sido reconocidas, Méndez Pozo señala que nota que «son queridas», aunque otras veces «han sido muy denostadas por gente que no ha sabido cuál ha sido su verdadera misión». «La Historia hará justicia a las Cámaras, por eso llevamos cien años funcionando, que seguimos vivos, que se nos reconoce que podemos ejecutar muchos proyectos. No dejas de ser una institución pública con gestión privada y tenemos una administración tutelante, por lo que además, debemos ser muy transparentes», reconoce.

Por ello, insiste en que uno de los principales retos es el de establecer «mecanismos de cooperación», con las empresas, agentes sociales y de las administraciones, en especial, la regional, para afrontar problemas tales como la «Castilla vaciada», el comercio exterior, la formación... «Creo que donde tenemos un papel determinante es la Formación Profesional Dual, tanto a la hora de captar empresas como de asesorar a tutores», señala el presidente cameral que, también plantea, la creación de una Comisión de Talento Femenino del que formen parte al menos un empresaria por provincia o la puesta en marcha de una Escuela de Oficios del patrimonio.

No se olvida Méndez Pozo tampoco del mundo digital, clave en cinco años para las empresas, que «si no se orienta y trabajan bien en ello, muchas de ellas van a pasar dificultades», y además puede propiciar «nuevos focos de empleo».

Inquirido sobre qué fórmulas se pueden realizar para retener el talento joven que existe en la Comunidad y que no se vaya por falta de oportunidades, el presidente cameral indica que «no creo que volvamos a vivir una situación como los momentos antes de la crisis donde sí que hubo una desbandada, pero salimos de ella de manera satisfactoria y mejor que el resto de Europa». Por ello afirma que «se debe aprovechar más a nuestros jóvenes, que vienen muy preparados, para los profundos cambios que estamos viviendo. Tenemos que tener una mentalidad más ágil».

No podía acabar este encuentro sin hablar sobre la situación económica que vive España, con ecos sobre una ya recesión y una deriva política sin visos de conformar nuevo Gobierno. «No ayuda nada. No es un momento maravilloso pero tampoco el que nos que quieren inculcar que llega una nueva crisis». Guerras comerciales, Brexit.., situaciones que interfieren en el impacto económico y hacen que «estemos en una situación un tanto complicada, y ello es evidente nos ha conducido a una desaceleración». Pero tampoco lo hace la «inseguridad» de estar con un presidente en funciones, y con «presupuestos prorrogados». «Lo que necesita este país de una vez es un Gobierno estable y moderado, que transmita confianza y ofrezca seguridad a ciudadanos y empresarios».