Enrique Cabero: «Podemos abanderar grandes proyectos empresariales desde la Universidad y la Ciencia»

El presidente del CES llama también a aprovechar la «excelente» ubicación estratégica de esta Región para crecer en la relación con Portugal y a «conectarnos» al corazón de Europa a través del Corredor Atlántico

20191205 - VALLADOLID: El presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León, Enrique Cabero Morán
20191205 - VALLADOLID: El presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León, Enrique Cabero MoránWellington Dos Santos PereiraLa Razón

El salmantino Enrique Cabero acaba de aterrizar al frente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León. Y lo ha hecho, además, con un amplio respaldo y el unánime beneplácito de la sociedad castellano y leonesa, avalado por su trayectoria académica y universitaria -es doctor en Derecho y profesor titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Salamanca-, así como por su tarea investigadora en la igualdad de las relaciones entre empresa y trabajador, la libertad sindical o la prevención de riesgos laborales.

Preguntado por LA RAZÓN sobre las fortalezas de Castilla y León y por los caminos que, a su juicio, ha de seguir nuestra Comunidad en los próximos años para seguir creciendo y progresando en calidad de vida, Cabero lo tiene claro: hay que potenciar las universidades y la Ciencia. «El conocimiento es uno de los grandes motores de la economía y el empleo. Quizá lo ha sido siempre, pero en la actualidad se subraya más su importancia por las características de la economía actual», dice, mientras recuerda que Castilla y León puede presumir de tener unas «grandes universidades», y llama a reforzar la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (I+D+i), «porque desde ellas Castilla y León puede abanderar grandes proyectos empresariales y nuevas oportunidades de empleo».

Promover consensos y acuerdos amplios de Comunidad invitando a desarrollar el Diálogo Social así como a la participación permanente. Ayudar, desde su apoyo a la acción legislativa y de Gobierno, a buscar estrategias y objetivos comúnes que aporten soluciones a los nuevos desafíos de hoy. Y relanzar el CES hacia la sociedad, son algunos de los retos que se ha marcado para su mandato en este órgano consultivo. «Tenemos una nueva legislatura que acaba de arrancar, además de nuevas necesidades y contextos en lo social y económico que requieren nuevas respuestas también», asegura Enrique Cabero, acérrimo defensor del diálogo, de la conversación y de la sana discrepancia política y social en los temas clave que construyen el estado del bienestar «porque una sociedad monolítica -dice- sería sospechosa».

Al respecto, el presidente del Consejo Económico y Social pone en valor el «tesoro» que tenemos en Castilla y León con el «Diálogo Social» que no cree que esté en peligro como dejó caer en un debate parlamentario el socialista Luis Tudanca al criticar la reordenación «unilateral» de la Atención Primaria que promueve la Junta para la Comunidad, pero sí que llama a seguir cultivándolo cada día, «ya que es como los derechos, difíciles de conseguir pero fáciles de perder».

Asimismo, cree que Castilla y León debe aprovechar su «excelente» y «estratégica» ubicación geográfica en la Península Ibérica para incentivar y hacer crecer la relación con Portugal y «conectarnos» al corazón de Europa a través del Corredor Atlántico. «Desde el CES impulsaremos la participación y el diálogo en este proyecto transversal en el que Castilla y León debe hacer un esfuerzo para que sea pronto una realidad».

Reto demográfico

Sobre la despoblación, Cabero pone en valor que se haya puesto en el centro de la agenda política de este país y cree realmente que hay voluntad de abordar este problema de manera completa y transversal.

«Es un paso adelante, pero si no hay empleo ni actividad económica; sin trabajo autónomo y sin pymes, que son las que más pegadas están al territorio, no habrá fijación de población», advierte el presidente del CES, cuyas recetas pasan por mimar al sector primario, «porque la tierra no se deslocaliza», así como por cuidar de nuestra riqueza cultural y patrimonial y por potenciar la industria ligada a la transición ecológica, el «paradigma verde», para abrir nuevas posibilidades y oportunidades de crecimiento.

«Existe una identidad de Castilla y León y un proyecto de Comunidad»

La diversidad y el protagonismo de las nueve provincias es otra de las potencialidades que para Cabero tiene Castilla y León. Algo que, dice, no está reñido con la unidad e identidad de esta tierra. De hecho, asegura que esta diversidad «nos permite desarrollar proyectos variados y en distintos ámbitos». Y ante el reciente debate abierto por el alcalde de León, el socialista José Antonio Díez, partidario de que esta provincia se independice de Castilla, afirma que esta discusión, «legítima en términos constitucionales», no es necesaria abrirla en este momento. «Se dice que no hay una identidad de Castilla y León y no creo que sea verdad ni exacto; sí que existe y, además, hay un proyecto de Comunidad», señala Cabero, para quien los problemas y ventajas son muy parecidos en todos los territorios. «Si nos paramos a pensarlo y conocemos bien nuestra tierra veremos la gran unidad que hay», insiste el presidente CES, más partidario de profundizar en el actual Estatuto de Autonomía para seguir creciendo.