Más de 26 millones para mejorar la calidad de las aguas de 74 pueblos de Salamanca

La Diputación y el Ejecutivo autonómico enmarcan esta inversión en el «compromiso medioambiental» del Gobierno regional, que también aumentará su aportación del programa «Rehabitare» en la provincia

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se reúne con el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se reúne con el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier IglesiasDavid Arranz (nombre del dueño)Ical

La Junta de Castilla y León y la Diputación de Salamanca invertirán un total de 26 millones para realizar 74 actuaciones en infraestructuras de depuración de agua en municipios de la provincia de Salamanca que cuenten con entre 500 y 2.000 habitantes, dentro del «intenso compromiso medioambiental» del Gobierno autonómico.

«Vamos a ir al máximo de nuestras capacidades económicas para llevar a cabo esa apuesta», aseveró el consejero de Fomento y Medio Ambiente, quien también avanzó que comenzarán a trabajar con la institución provincial en «la identificación de las infraestructuras de depuración que hay que hacer en los municipios de menos de 500 vecinos», al tiempo que las actuaciones en las localidades de más de 2.000 «se están ultimando».

Así lo anunció el consejero tras la reunión con el presidente de la Diputación salmantina, Javier Iglesias, quien mostró el «compromiso real de protección del Medio Ambiente» de la institución en base a un acuerdo con la Junta que se acometerá «no tardando demasiado».

Asimismo, y dentro del marco del encuentro, también se llegó al acuerdo de ampliar la cuantía económica del programa «Rehabitare» en la provincia de Salamanca, pasando de una inversión de 200.000 euros anuales, exclusiva de la Junta, a 400.000 totales, de los que el Gobierno regional aporta el 75 por ciento y la Diputación salmantina el 25 restante, para un total de 1,6 millones de euros durante los próximos cuatro años.

El objetivo, dijo Suárez-Quiñones, es «seguir colaborando con los ayuntamientos de los municipios de la provincia para que las viviendas en desuso, como las antiguas casas del médico o el maestro, se puedan dar en alquiler social a las personas que más lo necesitan».

Por último, el consejero avanzó una próxima reunión técnica entre personal de su área y de la Diputación para «ultimar cómo se va a hacer el abastecimiento de agua de la Sierra de Francia» a partir de una actuación «global, integral y que dé una solución definitiva y estable al abastecimiento de todas esas localidades del sur de la provincia».

Todos estos acuerdos están enmarcados, según Suárez-Quiñones, en «los tres principios en los que se asienta la política del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco» y que el propio consejero detalló como «modernidad, estar con los ciudadanos en sus problemas reales y reforzar el medio rural para que tenga oportunidades de desarrollar un proyecto de vida y reforzar su economía».