Castilla y León

PSOE y Podemos apoyan la moción presentada por UPL para pedir la autonomía del Reino de León

Un centenar de manifestantes se concentran frente al Ayuntamiento para defender el sentimiento leonesista

El Pleno celebrado este viernes en el Ayuntamiento de León contó como punto más relevante con la moción presentada por Unión del Pueblo Leonés para remitir a las Cortes de Castilla y León y a las Cortes Generales del Estado, “el derecho a la constitución como Comunidadad Autónoma de la Región Leonesa”, compuesta por León, Zamora y Salamanca, que fue aprobada gracias a los votos de los grupos municipales de UPL, PSOE y Podemos, mientras que Ciudadanos y el Partido Popular votaron en contra.

El portavoz de Unión del Pueblo Leonés, Eduardo López Sendino, recordó que “Castilla y León se constituyó a pesar de la oposición del pueblo, ayuntamientos, diputaciones e instituciones leonesas, aplicando la dedocracia por Martín Villa, quien obligó a la Región Leonesa a formar parte de una comunidad absolutamente artificial”, y que hoy en día tiene “un sentimiento de rechazo por mucho que las instituciones hayan obligado a anular a la Región Leonesa”.

Una Región que, según los datos expuestos por Sendino, desde 1983 hasta 2019, en el caso de León ha perdido más de 130.000 habitantes, mientras que Valladolid ha ganado más de 32.000; que cuenta con una tasa de paro del 13 por ciento, frente al 11,4 de Castilla, y que cuenta con 31.569 funcionarios públicos, frente 52.929.

El leonesista insistió en que “no existe en la Constitución Española ningún mecanismo que impida la segregación de una Comunidad Autónoma para su conversión en una nueva”, de manera que “solamente se requiera la reforma por parte de las Cortes y su remisión al Congreso para que una comisión paritaria tramite la reforma oportuna”.

Así, Eduardo López Sendino explicó que “solamente con el foto a favor de dos tercios de los procuradores se iniciaría un proceso que requeriría la aprobación también con dos tercios de los municipios afectados” o en su lugar “una ley orgánica aprobada por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, que permitiría la vía más rápida”.

También apoyó la moción el Partido Socialista, de manera que el alcalde de León, José Antonio Diez, aseguró que lo hacían por “un sentimiento total de la ciudadanía de no pertenencia a Castilla y León”, para “mejorar la calidad de vida y el posicionamiento de León y sus habitantes”, frente a “una y copulativa entre Castilla y León que, lejos de unir, marca la diferencia”.

Diez consideró que la Región Leonesa es la “gran perjudicada” por una Comunidad “con una centralización abusiva y un agravio que se refleja en la pérdida demográfica y de proyectos de desarrollo, con una diferencia de PIB de 4.000 euros”.

El concejal de Podemos, Nicanor Pastrana, mostró también su voto a favor enfatizando que “viva León, España y la humanidad”, al tiempo que puso de relieve que “sobran elementos históricos para aprobar la moción, pero también fundamentos legales”, mientras que “lo único que falta es voluntad política firme para luchar por la autonomía leonesa”.

En contra votó el Partido Popular, cuyo portavoz, Antonio Silván, criticó la postura “estrategia política de abrazar nacionalismos” del Partido Socialista en toda la nación, y en concreto la “total ausencia de convicción leonesista” del edil leonés, José Antonio Diez, movido por “un interés electoral en la captación del voto de UPL” y para “tapar la mala gestión tras medio año de Gobierno en el que no se ha ejecutado ni un proyecto en la ciudad, mientras que vive de la gestión del anterior equipo”.

Con estas palabras, Silván acusó a Diez de “abrazar la bandera leonesista para tapar la incapacidad de abordar lo importante con un debate territorial estéril” y mostrar “su absoluta soledad en el seno del PSOE”, ya que “ni el secretario provincial, ni el autonómico, ni el nacional, ni el presidente de la Diputación de León han manifestado su apoyo”, por lo que le preguntó si “presentaría su dimisión en el caso de no contar con el apoyo socialista en la Junta y Gobierno de España”, ante lo que Diez respondió que “seguirá trabajando por León”.

Antonio Silván calificó a la moción de “sin sentido” por “empezar la casa por el tejado” al “pedir la constitución de una autonomía sin saber qué territorios la compondrían ni si los vecinos de los mismos la quieren”.

De igual manera, se posicionó el contra el grupo Ciudadanos, ya que según apuntó el edil Carlos González Antón “es contraria a los planteamientos que necesita León, que no debe volver a la Edad Media y encerrarse en sus murallas”, porque bajo su opinión “con la ruptura de la Comunidad Autónoma, ninguna empresa se asentaría en León si no sabe cuáles van a ser las reglas del juego ni los jugadores”.

Concentración leonesista

En la plaza de San Marcelo, a las puertas del Consistorio leonés, aproximadamente un centenar de personas se concentró durante la celebración del pleno para apoyar la moción presentada por UPL, “que apoya lo que se lleva pidiendo más de 30 años y que después de pedirse en la calle, por fin llega al Ayuntamiento”, según apuntó Esther Alonso, de Conceyu País Llionés.

Esther Alonso lamentó que “en las instituciones nunca ha estado nada a favor” mientras que en las calles “León respira por la autonomía”, aunque “últimamente con lo ocurrido en Cataluña la gente se está confundiendo un poco”, pero “los leoneses son españoles y no se quieren ir a ningún sitio, solamente no quieren estar con Castilla”.

La leonesista se mostró convencida de que cuando la moción llegue a las Cortes de Castilla y León “se frenará”, aunque “poco a poco hay que concienciar sobre todo a la gente joven, que está muy adoctrinada por la Fundación Villalar, que ha tergiversado la historia y ha confundido a los jóvenes”.