A la búsqueda del roscón que esconde 10.000 euros

Una confitería de La Bañeza (León) oculta en uno de sus dulces este suculento premio

Confitería 'Conrado' de La Bañeza (León) esconde un premio de 10.000 euros en un roscón que venderá desde el día 29
Confitería Conrado de La Bañeza (León) en una imagen de archivo CONFITERÍA CONRADO

La Confitería Conrado de La Bañeza (León) continúa con la tradición que inició en época de crisis y ha escondido en uno de sus roscones de Reyes un premio que este año repite la cifra de 10.000 euros de 2019.

El premio puede estar oculto en cualquiera de estos dulces, tanto los simples como los rellenos de crema, nata o chocolate, ha explicado este jueves a Efe el responsable de la confitería, Manuel González.

“Nadie más que la persona que lo introduce sabe en qué roscón está el premio”, ha asegurado antes de explicar que los dulces se venderán este año del 29 de diciembre al 6 de enero.

Se trata de una iniciativa que comenzó en plena crisis económica, cuando esta confitería decidió introducir 500 euros en uno de sus dulces de reyes.Desde entonces, año tras año, la cantidad ha aumentado hasta llegar a los 10.000 euros de 2019, cantidad que se repite este año.

Este premio supone un “revulsivo económico” para su negocio, puesto que las ventas a través de Internet se han disparado y sólo el último año han aumentado un cuarenta por ciento a través de la web www.elreydelroscon.com, mientras que la venta presencial se ha elevado un veinticinco por ciento.

Sus roscones se distribuyen “a todos los países de Europa” y llegan incluso a China gracias a este incentivo. El premio se otorgará cuando el cliente que halle la sorpresa se ponga en contacto con el establecimiento.

En años anteriores, este comercio ha llegado a vender alrededor de 12.000 roscones, cifra que se espera superar este año. González ha precisado que una vez transcurridos 15 días a partir del 6 de enero si nadie reclama el premio los 10.000 euros serán entregados a una ONG.

El roscón del año pasado agraciado con 10.000 euros se vendió a una vecina de Morales del Vino, en Zamora, que compró el roscón por Interne y que había prometido a su hija de 8 años, y enferma de leucemia, que la llevaría a Disneyland París, una promesa que pudo cumplir con el premio.