PP y Cs se unen para dar el visto bueno y aprobar los presupuestos de la Diputación de Salamanca

El montante para el 2020 asciende a 112,6 millones, cinco más que durante este año, por lo que el presidente de la intitución, Javier Iglesias, considera estas cuentas «expansivas» y recalca que son buenas para los habitantes del medio rural

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, acompañado del diputado de Economía, Antonio Luis Sánchez, presenta los presupuestos
El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, acompañado del diputado de Economía, Antonio Luis Sánchez, presenta los presupuestosLa Razón

La Diputación de Salamanca tiene ya los presupuestos para el año que está a punto de entrar. Para ello se han unido el Partido Popular, en el Gobierno, y Ciudadanos, lo que ha permitido elaborar y aprobar unas cuentas cuyo montante asciende a los 112,6 millones de euros.

Durante la presentación del documento, el presidente de la institución provincial, Javier Iglesias, calificó el presupuesto de «expansivo» y recalcó que es bueno para los habitantes de la Salamanca rural, tanto por la cantidad de dinero que se volcará en los ayuntamientos, como por la calidad de los programas que incluye. Asimismo, valoró que se han alcanzado unas cifras muy importantes en transferencias a los consistorios, con fondos propios, así como se refuerzan una vez más las políticas sociales.

Así, citó el incremento de 2,2 millones de euros del Plan de Apoyo Municipal, al pasar de los ocho millones a los 10,2, lo que supone un incremento del 27,5 por ciento.

Los Planes Provinciales, principales herramientas para gestión de los propios ayuntamientos, también se incrementan en 630.000 euros, al pasar de los 10,37 millones a los 11.

El presidente también destacó la apuesta de la Diputación de Salamanca por el Medio Ambiente y, como ejemplo, citó el Plan de Eficiencia Energética que está siendo un éxito al ayudar a los consistorios a reducir su factura de la luz. Para este plan se destinarán 300.000 euros más.

Fomento y Bienestar social son una vez más las áreas más potentes del presupuesto, con un 32,6 por ciento y un 25,4 por ciento del total respectivamente.

En el apartado de Bienestar Social, Iglesias hizo hincapié en la importancia de los programas dirigidos a la atención de los colectivos más vulnerables y citó como ejemplo la Ayuda a Domicilio con 7,8 millones de presupuesto; Teleasistencia (403.104 euros); Atención a la Dependencia (252.240 euros); o Atención a la Discpacidad en los Centros Asistenciales (234.904 euros).

La oposición, en contra

Sin embargo, el Grupo Socialista votó en contra, porque a su juicio «no existe un plan de lucha real contra la despoblación», por lo que uno de sus representantes, José Francisco Bautista, calificó la cuentas como «un copia y pega» de las anteriores «pintadas de rosa» y que, a su juicio, «no aportan nada nuevo».

Asimismo, recriminó al presidente no haber contado con él «para nada» en la elaboración de los presupuestos y añadió que «se han olvidado de los pueblos», para lo que enumeró durante su exposición una serie de partidas con las que no está de acuerdo.

Por su parte, el diputado de la formación naranja, Manuel Hernández, manifestó la necesidad de unas cuentas «que generen empleo y fijen población».