“Motauros” cierra su XX edición con más de 15.000 inscritos

A pesar de la lluvia y del intenso frío

La XX edición de Motauros se despidió hoy con 15.573 inscripciones que pasaron por las instalaciones del pinar de Valdegalindo de la localidad vallisoletana de Tordesillas, y que convierten a la concentración motera invernal en una de las más importantes de España.

La lluvia no frenó la llegada de participantes, que han tenido días cargados de actividades, música, shows acrobáticos y, sobre todo, mucha diversión.

Como ya es habitual, la entrega de trofeos, agradecimientos y el sorteo de regalos y motocicletas puso hoy el punto y seguido a un evento que cada día coge más fuerza. También el chef Javier Peña recibió el octavo premio “Clavidor” por su apoyo a la concentración, un reconocimiento que, aunque no puedo ir a recogerlo, sí agradeció. El acto contó con la presencia del padrino de honor de este año, el piloto Nico Terol, y el periodista deportivo Marc Martí.

La noche de este sábado comenzó con el tradicional desfile de antorchas, que de nuevo volvió a sumir a la localidad tordesillana en un halo de luz y respeto con medio millar de participantes por todos aquellos compañeros fallecidos.

Después, miles de personas abarrotaron la carpa principal para bailar al son de la música de Los Zigarros. El vocalista y guitarrista Ovidi Tormo, junto con Álvaro Tormo (guitarrista), Adrián Ribes (batería) y Nacho Tamarit (bajista) hicieron vibrar a los allí presentes con sus notas de buen rock and roll.

Tras ellos, llegó el fin de fiesta 20 aniversario de la mano de Renovation Experience Ricky Galende, que llevó un gran espectáculo de luz, láser y muchas sorpresas más que hicieron levantar aún más los ánimos de los allí presentes. Para finalizar, y a altas horas de la madrugada, el piloto y DJ Fonsi Nieto puso el broche de oro perfecto para terminar un fin de semana en el que las actividades no pararon durante un segundo.

El presidente del Motoclub Tordesillas, Juan Carlos Ruiz, organizador de la concentración, destacó el valor de los participantes de este año. “La valoración es muy positiva. Aunque ha habido mal tiempo, con previsiones de nieve, al final la gente ha venido hasta aquí, tanto al campamento como a la carpa, que ha estado al cien por cien en los conciertos. Es un ciclo de 20 años que se cierran positivamente”, aseguró. La concentración se ha desarrollado sin incidencias y ha mantenido de nuevo a Tordesillas como una cita ineludible para los aficionados al mundo de las dos ruedas.