Hacia un sector de la Construcción fuerte e innovador pero saludable

Valladolid reúne en el Congreso Internacional Life Hábitat a más de 400 personas entre arquitectos, ingenieros, diseñadores, constructores e incluso médicos y ambientalistas para redefinir la arquitectura del futuro

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones (C), acompañado  a su derecha por de Ricardo Portuoso. Presidente de AEICE y
María Pardo, Directora General de Vivienda inaugura el Congreso Life Habitat.
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones (C), acompañado a su derecha por de Ricardo Portuoso. Presidente de AEICE y María Pardo, Directora General de Vivienda inaugura el Congreso Life Habitat.R. Valtero (nombre del dueño)Ical

La arquitectura del futuro se analiza en Valladolid. Entre ayer y hoy, el Laboratorio de las Artes de la capital vallisoletana (LAVA) acoge el Congreso Internacional Life Hábitat, que reúne a expertos y principales agentes del sector, como son los arquitectos, ingenieros, fabricantes, constructores y promotores, pero también los médicos, enfermeros, ambientalistas e incluso fisioterapeutas. Objetivo: conseguir un sector de la Construcción potente e innovador, que dé empleo y dinamice la actividad económica, pero que sea respetuoso con el Medio Ambiente y, sobre todo, saludable con las personas además de mejorar el entorno en el que vivimos.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, inauguraba este punto de encuentro del sector fel hábitat, con una apuesta por la digitalización y la construcción sostenible para lograr estos objetivos. Además, anunciaba que incorporará a sus políticas de vivienda todas aquellas iniciativas que sumen calidad de vida y bienestar en este gremio.

«Estamos sensibilizados con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, entre los que se encuentra la calidad de vida en el entorno y la resiliencia», destacaba el consejero en su intervención al abrir el Congreso, donde ponía en valor la colaboración que mantiene la Junta con el clúster de Hábitat Eficiente (Aeice) para fomentar una construcción sostenible, competitiva para las empresas y para que la Comunidad esté lista para dar respuesta a las nuevas necesidades de habitabilidad. También aprovechaba su discurso para destacar que el Plan de Vivienda 2018-2021 de su departamento cuenta con una serie de líneas para rehabilitación, como las vinculadas a las áreas de regeneración urbana (ARUs) que tiendan a la eficiencia energética, con más de 300 millones de euros invertidos ya en 90 áreas de regeneración urbana en Castilla y León.

Unidad

Si bien, Suárez-Quiñones apuntaba que todas estas palabras serían huecas y carecerían de sentido si lo profesionales del hábitat, entre los que se encuentran los que se dedican al urbanismo, al medio ambiente y la edificación así como los del sector sociosanitario no trabajan juntos. «El reto es reducir los consumos energéticos de los edificios, pero también de reducir y limitar los riesgos para la salud de los usuarios y para ello todos debemos estar unidos», apuntaba.

El presidente de Aeice, Ricardo Fortuoso, por su parte, señalaba que tras colocarse en el centro de la transformación digital, el sector quiere ahora mejorar la salud de las personas en torno a su hábitat, sus principios y su ciudad. Y apelaba al sabio refranero popular que dice que «es mejor prevenir que curar», para reafirmar su apuesta por dar respuesta a las enfermedades mediante la anticipación y aportando soluciones al origen de las causas que las provocan.