La capilla de Santa Bárbara de Salamanca muestra las pinturas murales góticas que el retablo mantenía ocultas

Una plataforma móvil permite al visitante vislumbrar de manera conjunta todas las obras

El consejero Javier Ortega junto al obispo de Salamanca, Carlos López; Carlos García Carbayo, alcalde de la ciudad y a la vicerectora María Purificación Galindo
El consejero Javier Ortega junto al obispo de Salamanca, Carlos López; Carlos García Carbayo, alcalde de la ciudad y a la vicerectora María Purificación GalindoDavid Arranz www.davidarranz.com

La capilla de Santa Bárbara de la Catedral Vieja de Salamanca está abierta al público para que pueda disfrutar tanto del espacio restaurado como de las pinturas murales góticas que permanecieron ocultas durante siglos por el retablo de la sala, también restaurado, que cuenta desde ahora con una plataforma móvil que permitirá al visitante poder vislumbrar de manera conjunta tanto las pinturas descubiertas como el propio retablo.

Así lo dio a conocer, durante su visita al espacio ubicado en el claustro de la Catedral Vieja de Salamanca, el consejero de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ortega, acompañado por el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, para quien las obras de restauración llevadas a cabo en la sala, con un coste para el Gobierno regional de 460.000 euros, son “el ejemplo de concertación y colaboración institucional que debe ser una norma de actuación en todas las Administraciones Públicas”.

Y es que la actuación sobre la capilla de Santa Bárbara fue “liderada por el Cabildo catedralicio salmantino” pero, gracias al apoyo de la Junta, se pudo “no solo restaurar sino colocar a los técnicos de Castilla y León a la cabeza y la vanguardia de intervenciones de este tipo” gracias a “las soluciones que se han adoptado para su resolución”.

Destacó en ese sentido Ortega la instalación de la plataforma móvil sobre la que se sitúa el retablo restaurado de la capilla que permitirá al visitante “visualizar tanto el retablo como las pinturas murales góticas que aparecieron al quitar el retablo de la capilla para su restauración”, compatibilizando así “la conservación y el disfrute de ambos elementos”.

Es por ello que Ortega quiso felicitar, durante su visita, a los 12 técnicos de la empresa Uffizi Conservación y Restauración de Bienes Culturales que llevaron a cabo la rehabilitación del espacio y la proyección e instalación de la plataforma, así como al Cabildo catedralicio por “la excelente labor que lleva a cabo en la conservación de estos bienes y en su difusión”.

No obstante, y aunque “el principal fin de un edificio de estas características es el uso litúrgico y religioso para sus fieles”, el consejero de Cultura y Turismo recordó que “desde hace un tiempo, este tipo de bienes constituyen un recurso turístico de primer orden” de cara a que “muchos viajeros puedan disfrutar también, de otra manera, de este tipo de edificios, de lo que representan y de lo que han sido a lo largo del tiempo”.

“Si somos algo es cultura”, concluyó Ortega, quien por ello consideró que las instituciones públicas tienen “la obligación y la responsabilidad de conservar, restaurar y poner a disposición de las futuras generaciones estos bienes”, a través del “apoyo y la colaboración entre instituciones para la intervención en este tipo de bienes”, no solo con el objetivo de “el disfrute de los diferentes usos que tiene”, sino para “legarlos a las futuras generaciones”.