El pequeño comercio sufre y pide oxígeno

La presidenta de Conferco, Rosario Sanz, urge al Gobierno un plan de choque con medidas como la supresión total de impuestos o el pago de alquileres e hipotecas

Si hay algún gremio que no solo está sufriendo ya especialmente esta crisis sino que lo pasará aún peor en las próximas semanas o puede que incluso meses, ése es el del pequeño comercio de proximidad. El establecimiento de barrio. La tienda de ropa, la zapatería, la ferretería o el bar de la esquina de toda la vida. Y es que el cierre decretado en la mayor parte de estos negocios por el Estado de Alarma sanitaria en toda España para contener la expansión del coronavirus, hace que muchos de ellos corran serio peligro de desaparición. “Venimos de varias semanas en las que las ventas han descendido y ahora se suma esta crisis sanitaria, por lo que si no se toman medidas urgentes será la puntilla para muchos de estos pequeños negocios”, advierte a LA RAZÓN la presidenta de los comerciantes de Castilla y León (Conferco), Rosario Sanz, quien asegura que son numerosos los gastos a los que tienen que hacer frente, como pagos de hipotecas, alquileres, seguros sociales, cuotas de autónomos, seguros e impuestos municipales... mientras que los ingresos desde ya y hasta no se sabe cuando van a ser de cero euros.

Ante esta tesitura, los comerciantes se están movilizando para defender su futuro y reclaman al Gobierno de España, al autonómico y a los ayuntamientos y diputaciones e incluso a las entidades financieras, una serie de medidas encaminadas a paliar los efectos perversos en lo económico y social de esta crisis sanitaria.

Entre ellas, la principal es que se suprima el pago de impuestos mientras duren las medidas de confinamiento y cierres de locales. Rosario Sanz tiene claro que el aplazamiento de estos tributos como han dejado entrever desde las administraciones, tal y como están las cosas con una crisis sin precedentes y a largo plazo como la que se avecina, no sería suficiente y se hace “imprescindible” la eliminación total de los tributos. Igualmente, ve necesaria la exención del cien por cien en el pago de la cuota de seguridad social desde ya mismo para los autónomos y trabajadores de la empresa, al menos durante los próximos seis meses prorrogables en función de si se mantiene por parte del Gobierno de la nación el cierre de los negocios por esta alerta sanitaria.

La presidenta de Conferco reclama asimismo una prestación para los trabajadores por cuenta propia por cese de actividad, igualmente prorrogables por la misma situación, además de ayudas del cien por cien para que los comerciantes puedan costear los alquileres de los locales en los que vienen realizando su actividad los empresarios y autónomos.

Que se pongan a disposición de empresas y trabajadores por cuenta propia las líneas de crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICO) sin intereses y en condiciones ventajosas para que puedan tener liquidez y que las entidades financieras aplacen también sus préstamos sin penalización, son otras de las medidas que los comerciantes de la Comunidad están demandando y que Rosario Sanz ve necesarias para poder subsistir, así como que el pago a los proveedores también se pueda demorar.

“Hace falta un plan de urgencia que incluya estas medidas además de dotar de flexibilidad laboral a la hora de poder plantear expedientes de regulación temporales para que el coste de estos despidos no definitivos tampoco supongan el cierre de los comercios”, asegura la presidenta de Conferco, que pone en el foco de estas crisis a las tiendas de ropa, zapaterías, de complementos “que cuentan con productos de temporada que que se van a quedar obsoletos y no van a poder vender ya”. También mete en el mismo saco a gremios como el que se dedica a la venta de material de reformas, cuyo consumo “tampoco se va a retomar ya”.

La venta on line “no es suficiente”

Preguntada por si la venta on line a través de internet puede ser una tabla de salvación para el pequeño comercio en estas duras semanas que se avecinan, Rosario Sanz, propietaria de una tienda presencial que vende en la Red también, tiene claro que en la situación actual de alerta sanitaria no. “El problema no es vender sino las agencias de transporte que deben llevar el producto al domicilio del cliente”, advierte. En este sentido, explica que también estas empresas de transporte están condicionadas por a situación y que en los envíos han de priorizar aquellos relacionados con los servicios médicos y la atención sanitaria.

Pero pese a todos estos males que parece que van a caer encima del sector del comercio, agravado por el daño que va a hacer también la suspensión de eventos como la Semana Santa, la presidenta de Conferco quiere mostrar su lado más optimista y esperanzador, y está convencida de que España, en general, y Castilla y León, en particular, saldrán de esta y se recuperarán más pronto que tarde.

En este sentido, agradece los gestos de aliento que están surgiendo también en las redes sociales y por Whatsapp con mensajes en los que animan a los ciudadanos a comprar en masa productos en los pequeños comercios de proximidad para ayudarles a salir adelante, en cuanto pase esta crisis sanitaria que está condicionando nuestras vidas y probando la fortaleza de España como país.