Castilla y León

Los Ingenieros de Castilla y León reclaman la paralización temporal de las obras de construcción

Aseguran que es imposible continuar con la actividad y que lo importante es salvaguardar la salud de los trabajadores

El Colegio de Ingenieros Técnicos en Obras Públicas de Castilla y León acaba de hacer un llamamiento a las autoridades para que se efectúe la paralización temporal de las obras actualmente en marcha, a excepción de algunos supuestos, debido a que en la actual coyuntura de expansión del virus es “incompatible cumplir las normas vigentes en las obras de construcción y al mismo tiempo garantizar la salud y seguridad de los diferentes empleados que trabajan en ellas”.

A través de un comunicado, el Colegio indica que las obras de edificación y construcción están sujetas a estrictas normas de seguridad y “generan un complejo entramado de relaciones y agentes que hoy por hoy, ante la rápida transmisión del COVID-19, no hace posible cumplirlas y al mismo tiempo garantizar las condiciones de seguridad y protección de la salud de todos intervinientes, el personal que pertenece a la obras así como de terceros”.

“Somos conscientes de lo que supone la paralización de las obras, desde el sector de la construcción al que pertenecemos nos hemos visto afectados en la crisis de 2008 de la que apenas estamos saliendo, pero como Colegio profesional antes que nada está salvaguardar la salud de las personas. En la fase en la que nos encontramos es incompatible cumplir la normativa que afecta a la obra y garantizar la salud de los diferentes individuos que intervienen en una obra,” comenta el decano del Colegio, Óscar Sánchez Morán.

Con el objeto de limitar el impacto económico y social, se ha planteado trabajar en un plan de choque que permita reactivar de manera más rápida al sector, y así desarrollar nuevos protocolos de seguridad y salud para el sector.

Eso sí, solicitan que continúen en ejecución las siguientes obras:

• Todas aquellas obras de ejecución urgente que responden al interés general y, de manera especial, las que estén vinculadas directa o indirectamente a la realización de actividades necesarias por la situación actual derivada del COVID-19.

• Obras que se encuentren en la fase última de ejecución y, de manera especial, las de edificios de viviendas próximas a su entrega, siempre que por su naturaleza sea factible garantizar las condiciones de seguridad y salud requeridas.

• Aquellas actividades que se desarrollen en las partes interiores de las obras en ejecución o en ubicaciones de mínimo impacto y en las que, por su naturaleza, sea factible garantizar las condiciones de seguridad y salud requeridas.

• Aquellos trabajos cuya continuación sea imprescindible para garantizar la seguridad de la propia obra y/o las operaciones necesarias para su cierre, mientras dure la suspensión temporal por el Estado de Alarma. Sobre CITOPCyL