Veinte días de pandemia dejan un reguero de parados

El desempleo se dispara en marzo en Castilla y León con 8.921 personas más sin trabajo

El sector Servicios en Euskadi registra un aumento del 0,1% en su cifra de negocios en enero y del 0,5% en su empleo
Los comercios como por ejemplo las zapaterías son los más castigados por esta crisis son precedentes 26/12/2013 EUROPA PRESS

No por esperado deja de ser noticia, pero lo cierto es que una veintena de días de pandemia han sido suficientes para que que se produzca una auténtica sangría de parados sin precedentes en esta Comunidad y, por su puesto, en la historia reciente de España. Castilla y León ha arrancado el cuarto mes del año con 8.921 parados más, hasta un total de 152.644, lo que supone un incremento del 6,21 por ciento respecto a febrero, pero, además, tal es la envergadura de este siniestro laboral que respecto al mes de marzo del pasado año el incremento ha sido también de un 2,61 por ciento, rompiéndose así una tendencia positiva que duraba ya muchos meses.

Por provincias, el desempleo crece en todas, con especial hincapié en Palencia porcentualmente hablando, ya que lo hace en un 8,58 por ciento, o lo que es lo mismo, en 9.872 personas. Valladolid es la que en número más sube su cifra de parados, concretamente en 32.455 personas respecto a febrero, y cabe señalar que en la comparativa anual, el paro también se incrementa en la mayoría de territorios. Solo León resiste en este sentido, ya que ha conseguido reducir el paro en 84 personas, un 0,27 por ciento, respecto al mismo periodo de 2019.

Otras de las cifras que deja este mes de marzo es que el sector Servicios, como era de esperar también, debido al cierre de establecimientos comerciales, bares, restaurantes...es el más afectado por esta subida del desempleo. Así, de los más de 152.000 parados que hay en la Comunidad hoy, 105.000 proceden de este sector, mientras que la Industria, también castigada desde esta semana por el cierre de todas las empresas consideradas no esenciales, suma 14.000 personas en las listas del paro y la Construcción algo más de 11.000.

Finalmente, esta brutal subida del desempleo conlleva igualmente una espectacular caída de afiliados a la Seguridad Social. Castilla y León comienza el mes de abril con 8.826 cotizantes menos, que deja la cifra total en 905.998 afiliados, lejos, muy muy lejos del millón de ocupados con la que soñaba hasta no hace mucho el Gobierno que preside Fernández Mañueco.

ERTEs y cribado de parados

Pese a estos pésimos datos, que el propio Ejecutivo autonómico reconoce, el consejero de Empleo, Germán Barrios, ha querido ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío y, desde la “cautela”, explica que en los datos de este mes de marzo se hn contabilizado como parados a personas “que no lo son” porque no han perdido su empleo, sino que están afectados por un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE). “Estamos apuntando al paro incluso a través de mensajes de WhatApp”, señala Barrios, quien por este motivo considera que en el futuro tendrán que hacer un cribado de las personas inscritas para determinar si deben figurar como desempleados.

El consejero explica también que al no estar abierta la atención presencial en oficinas, sumado a la confusión de los trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal pese a no extinguirse su relación contractual con la empresa, acuden a los Servicios de Empleo para poder cobrar la prestación por desempleo. En este sentido, hace un llaamiento a las personas perjudicadas por un ERTE a que se queden en casa ya que es la empresa la que envía la relación de trabajadores afectados, sin que sea necesario realizar ningún trámite.

Desde el PSOE admiten con preocupación lo negativo de estos datos pero piden a la Junta que complemente la ayudas dirigidas a trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y para los que no alcanzan el salario mínimo interprofesional. "En estos momentos, lo importante es preocuparse y ocuparse para que ningún trabajador se quede en la estacada”, señala el procurador socialista Pedro González.

Abril, mucho peor

Desde los sindicatos, CCOO ha mostrado su preocupación por los datos del paro, que califica de excepcionales por la crisis sanitaria, y aunque destaca y reconoce que los expedientes de regulación de empleo “han evitado despidos rescisiones de contrato masivas”, advierte de que lo peor está todavía por llegar. “Si marzo ha sido malo, abril va a ser aún peor”, señala Saturnino Fernández, secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social, quien reclama a las administraciones públicas que pongan en marcha medidas sociales para cubrir las necesidades de los trabajadores y de la sociedad en general ante el escenario de “desempleo masivo” que se avecina.

Finalmente, desde la patronal Cecale llaman a reflexionar sobre el futuro que nos espera y urgen a compartir esfuerzos para salir de esta situación. En este sentido, aseguran que a la protección de la salud habrá que sumar la preocupación por paliar “lo máximo posible” el impacto de la pandemia en el ámbito económico, preservando el tejido productivo. Igualmente, Cecale reclama una mayor coordinación así como nuevas acciones fiscales y crediticias para apoyar a los trabajadores y empresas de la Comunidad “como generadoras de empleo” para que, una vez que se supere esta situación, se pueda recuperar la actividad económica “de forma ágil y continuada”.