El palentino Barruelo de Santullán se vuelca con los alumnos de su colegio

El Ayuntamiento y la Junta Vecinal del pueblo dotarán con 30 tablets a los estudiantes de primaria del centro para facilitar las clases telemáticas

Una niña aprende con su tablet durante el confinamientoEliseo TrigoEFE

La implantación de las clases telemáticas está siendo una solución para que los alumnos de los diferentes niveles puedan seguir con su formación este curso. Sin embargo, no ha pillado a todos igual de preparados, ya que no en todos los municipios de Castilla y León la conexión a Internet es igual de estable y fluida ni siempre se cuenta con los dispositivos necesarios.

Por ello, el Ayuntamiento y la Junta Vecinal del municipio palentino de Barruelo de Santullán han decidido dotar de 30 tablets a los alumnos de primaria del colegio del municipio Nuestra Señora del Carmen para facilitar las clases telemáticas durante el confinamiento producido por el estado de alarma y la suspensión de las clases presenciales.

El alcalde de la localidad, Cristian Delgado, afirma que los alumnos de educación primaria “son los que más necesidades de medios digitales tienen debido a las tareas a realizar”. Por este motivo, y “a la vista de que la situación se va a alargar durante este curso y para mejorar las condiciones de los estudiantes en lo sucesivo, desde el Consistorio se ha decidido comprar 30 tabletas para que los escolares de este ciclo dispongan de las mismas para continuar con su labor”, apunta.

En ese sentido, destaca que “los estudiantes están realizando sus tareas y trabajos con gran esfuerzo y de forma diligente", y señala que los docentes "se están adaptando a las circunstancias con el currículo escolar”. Además, el regidor agradece al presidente de la Junta Vecinal, José María Polanco, su compromiso a lsufragar la mitad del coste de los dispositivos, por lo que “el esfuerzo es compartido”.

Desde el Ayuntamiento de Barruelo de Santullán se ha incoado el expediente pertinente y ya se ha solicitado presupuesto a tres empresas para que hagan sus ofertas. Una vez resuelto el trámite y con los dispositivos en posesión serán cedidos en uso a los alumnos. De esta forma, las familias “se deben comprometer a cuidar de los mismos y a devolverlos, una vez acabado el curso, para su utilización por otros alumnos, dado que los desperfectos de los dispositivos correrán a cargo de las familias”, asevera Delgado.