Azucarera molturará en La Bañeza 330.000 toneladas de remolacha

La empresa cierra hoy oficialmente la campaña aunque seguirá recogiendo la hortaliza pendiente de llegar hasta el viernes

Azucarera de La Bañeza
Azucarera de La BañezaLa Razón (nombre del dueño)

Buenas noticias para el sector remolachero de la Comunidad, que aunque no se encuentra en su mejor momento, tampoco está mal del todo teniendo en cuenta los vaivenes a los que los cultivadores de esta hortaliza se vienen enfrentando desde hace más de diez años tras la reforma de la OCM del azúcar. El caso es que al menos ahora, y pese a la que está cayendo con esta pandemia que está poniendo en jaque a toda la economía y sistema productivo del país, los agricultores que trabajan con la empresa Azucarera, que en sus tres fábricas castellano y leonesa de Toro, en Zamora; Miranda de ebro, en Burgos; y La Bañeza, en León, van a poder respirar tranquilos esta temporada puesto que lo que van a cobrar por hectárea les va a permitir subsistir al menos hasta la campaña siguiente, gracias al compromiso de Azucarera que decidía la semana pasada efectuar este mes de abril el pago de la liquidación del complemento de 1,8 euros por tonelada para los cultivadores que hayan entregado su remolacha a alguna de estas tres factorías, que puede ser de hasta los 2,25 euros si han firmado un contrato con Azucarera de dos años y empezar a cobrarlo ya en junio.

Tal es así, que el ingreso medio que cada agricultor asociado a esta empresa percibirá esta campaña será de 3.847 euros por hectárea, según informan fuentes de la empresa, que comunican también en su planta de La Bañeza hoy han cerrado oficialmente la temporada aunque mantendrán las puertas abiertas hasta el viernes para recoger la remolacha pendiente. Una campaña en la que en la factoría bañezana habrán molturado 330.000 toneladas de remolacha líquida

Pensando en el futuro

Por otro lado, cabe señalar que Azucarera estima llegar en la campaña de 2020/21, a las 12.000 hectáreas de superficie de remolacha sembradas en la zona norte, lo que supone un incremento de un 20 por ciento respecto a la anterior. Este aumento seguiría la senda de la evolución registrada en el sur, donde los agricultores han apostado por la remolacha como un cultivo estable y rentable, sembrando en esta campaña un 27 por ciento más de hectáreas que en la pasada y superando las 7.700, según apuntan desde la compañía.

Azucarera contemplaba antes de las crisis sanitaria un crecimiento de hectáreas en las zonas de influencia de Toro (Zamora) y de La Bañeza (León), y el mantenimiento de las hectáreas sembradas en el entorno de Miranda de Ebro (Burgos), con expectativas de futuro en esta fábrica debido a la incorporación al regadío de cada vez más terreno en Palencia y la influencia del Pisuerga, así como en Navarra, donde la remolacha puede convertirse en uno de los cultivos más rentables, seguros y sostenibles. Estas estimaciones confirman que se revierte la tendencia de los últimos años de crisis y que el cultivo de la remolacha vuelve a ser rentable con el precio del azúcar en progresión, como así indican los mercados internacionales, aunque habrá que esperar ahora a las consecuencias del coronavirus.