La Asociación Contra el Cáncer de Valladolid intensifica sus ayudas y servicios a los más vulnerables

La trabajadora social, Lourdes Arranz, alerta que a finales de este mes de abril aumentarán las llamadas de auxilio de los enfermos por “necesidades económicas”

La trabajadora de la Asociación Contra el Cáncer en Valladolid, Lourdes Arranz, teletrabajando desde su domicilio
La trabajadora de la Asociación Contra el Cáncer en Valladolid, Lourdes Arranz, teletrabajando desde su domicilioLa Razón

Se trata de un colectivo que también está viviendo una situación muy difícil motivada por la crisis del coronavirus. Es por ello que la Asociación Contra el Cáncer Española (AECC) acaba de aprobar una partida económica de tres millones de euros para que la población con cáncer pueda hacer frente a los gastos derivados por su situación y a sus necesidades más básicas. LA RAZÓN ha contactado con su sede en Valladolid para conocer la situación en esta provincia.

“Teníamos aquí un presupuesto inicial de 12.000 euros para ayudas básicas e individuales y a raíz de esto no tenemos límite”, indica Lourdes Arranz, trabajadora social de la institución. Indica que la situación en muy complicada, por que estas personas muy vulnerables -son 27.000 en toda España- de las que hay varias decenas en la provincia vallisoletana, tienen que abonar el 45 por ciento del coste total de la enfermedad, y ya estamos viendo que hay muchas personas que se han quedado en el paro o que han entrado en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, ERTE,, por lo “que sus ingresos son menores o se han reducido a la mínima expresión, por lo que su vulnerabilidad es mayor”.

Eso sí, esta trabajadora social alerta que a finales de este mes, vamos a tener una visión más real de la situación y con toda seguridad las “llamadas de auxilio se van a incrementar”. A partir de aquí, los responsables de la entidad ya están trabajando en valorar la capacidad económica de cada familia ante las nuevas necesidades, como puede ser el pago de suministros, el material ortopédico que necesitan o la ayuda a domicilio “por que algunos se han quedado sólos y hay que acercarles lo más básico”.

Arranz indica que también se ha puesto en marcha un servicio de asesoría jurídico laboral, para informar a los afectados de las medidas a las que se pueden acoger y cuáles son sus derechos. A todo ello se suma que algunos de ellos, al no poder acudir a los hospitales, para evitar contagios, están con tratamientos alternativos, que generan más gastos, “y hay partes que están subvencionadas y otras que no”.

Y todo ello, “teletrabajando desde el primer día”. “Recibimos mucho más llamadas por que estamos ante un periodo de incertidumbre y que está afectando a nivel muy personal. Existen muchos casos de ansiedad, o casos que te llaman de que no pueden conseguir una silla de ruedas para desplazarse, y los que tienen duelos por la muerte de alguien cercano, el no poder ir a despedirse”, indica.

Otras medidas que en las que se está trabajando es en el alojamiento gratuito para pacientes que necesiten trasladarse a otra localidad para recibir tratamiento. En este sentido se proporcionará domicilios adaptados para evitar el contagio y, de no tenerlo disponible, asumirá los gastos de otro alternativo.