Enfado de varios pueblos de Segovia por la llegada de madrileños a segundas residencias

“Parece que hay gente que no acaban de entender la situación”, se quejan los alcaldes

Thumbnail

Diversas localidades de la provincia de Segovia han experimentado en los últimos días un “repunte” de visitas de familias desde Madrid a sus segundas residencias a pesar del estado de alarma, lo que ha provocado el “enfado” de los naturales de estas localidades.

Según ha informado a Efe el alcalde de Ortigosa del Monte, Juan Carlos Cabrejas, el incremento de población en los últimos días llevó al Ayuntamiento a emitir un bando este miércoles en el que se recordaba la prohibición de estos desplazamientos: “Parece que hay gente que no acaba de entenderlo”, lamenta.

El bando también alertaba de que los vecinos del pueblo, de unos 600 habitantes, denunciarían ante la Guardia Civil la llegada de estas personas, puesto que están “enfadados” al respecto, según el alcalde. Debido a la situación en la que se encuentra el Hospital de Segovia, al máximo de su ocupación hasta el punto de habilitar diversos espacios para acoger pacientes y desviar otros a provincias como Valladolid, Cabrejas considera “injusto” que nuevas personas lleguen al pueblo a “abusar” de estos recursos.

En Ortigosa, según su alcalde, han fallecido 32 de los 115 internos de su residencia de ancianos desde que comenzó la crisis sanitaria, siete de los cuales fue certificado que se debió a la pandemia, además de un vecino, que también había dado positivo.Por otro lado, el alcalde de la localidad segoviana de Trescasas, Borja Lavandera, también ha percibido un incremento de personas en el pueblo de aproximadamente un 10 % sobre la población habitual en los últimos dos días.

El regidor de este pueblo de poco más de mil habitantes ha explicado que estos viajeros tienen en muchas ocasiones comportamientos “incívicos”, como dejar muebles abandonados en los contenedores de basura orgánica del pueblo, lo que da más trabajo a los ya de por sí limitados recursos municipales."Están los alguaciles repartiendo alimentos, repartiendo comida a los mas necesitados, haciendo labores de desinfección, y tienen que gastar su tiempo con eso también", lamenta el alcalde.

Otras localidades como La Granja en El Real Sitio de San Ildefonso, Arcones, El Espinar o Turégano también percibieron de forma notable la llegada de viajeros, sobre todo desde Madrid, desde que comenzó la crisis sanitaria, muy especialmente cuando cerraron los colegios en la provincia limítrofe.Esto llevó al alcalde de Turégano, Juan Montes, a emitir un bando municipal ya a finales de marzo en el que advirtió que el Ayuntamiento denunciaría a aquellas personas que llegaran al pueblo a pasar el fin de semana en sus segundas residencias.Según ha explicado Montes a Efe, desde que tomaron esta medida se notó una caída en la llegada de estas familias, pero desde este pasado fin de semana parece que el fenómeno ha vuelto a repetirse, con motivo del periodo vacacional de Semana Santa.

El regidor ha apuntado que el mencionado bando generó malestar entre los propietarios de estas segundas residencias, quienes a través de redes sociales criticaron al consistorio: “Decían algo así como que quiénes somos nosotros para prohibirles venir”, relata el alcalde.En la capital de provincia, según han informado a Efe desde el Ayuntamiento, la Policía Local no ha percibido una llegada significativa de personas nuevas a la ciudad durante sus labores de vigilancia, reforzadas desde hace semanas en el marco del actual estado de alarma.