Los médicos ante la desescalada: “No tenemos seguridad de que no habrá un repunte posterior”

El presidente del Colegio Oficial de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig, muestra a LA RAZÓN su sorpresa, rechazo e inquietud ante la vuelta a la actividad de la industria y la Construcción

Personal médico de una UCI de la Comunidad
Personal médico de una UCI de la ComunidadJUANJO MARTINEFE

Sorpresa. Rechazo. E inquietud. Con estas tres palabras puede resumirse el sentir de los médicos de Castilla y León en estos momentos ante las medidas de desescalada del confinamiento impuestas por el Gobierno de España que han empezado hoy devolviendo a la actividad laboral a la industria y la Construcción. O lo que es lo mismo, se vuelve al escenario que había hace dos semanas.

Sorpresa, porque no lo esperaban teniendo en cuenta la situación actual y porque se está demostrando que el confinamiento es la medida más eficaz aparte de la higiene de manos. También porque se ignora a las unidades de salud laboral y pone en manos de los médicos de familia una decisión que, sin acceso a herramientas esenciales como son los test rápidos de anticuerpos, antígenos y de PCR, dejan como únicos criterios la edad, y de forma indefinida, el embarazo y algunas afecciones médicas como determinantes para decidir quien puede o no ir a trabajar y gestionar la incapacidad temporal, siempre por iniciativa del propio trabajador.

Rechazo, porque consideran que aumenta el riesgo de transmisión comunitaria de la enfermedad por pacientes asintomáticos o infradiagnosticados además de tensionar aún más la capacidad de resolución del sistema sanitario. Y porque no existe un informe de expertos que avale la oportunidad de desescalar el confinamiento en este momento.

E inquietud, porque creen que con esta medida se pone en riesgo la salud pública de España.

El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig, en una imagen de archivo
El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig, en una imagen de archivoCésar Sánchez (nombre del dueño)Ical

LA RAZÓN se pone en contacto con el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig, quien se muestra especialmente preocupado por lo que pueda ocurrir durante esta semana próxima, cree que esta medida es precipitada, un salto al vacío y supone jugar a la ruleta rusa “porque no estamos seguros al cien por cien de que esta decisión no vaya a suponer un retroceso y un repunte en el número de contagios que sería catastrófico para la sociedad y el sistema sanitario".

Villarig considera que sacar a las calles a decenas de miles de personas puede suponer que se produzca un un contagio mayor y advierte de que tampoco se sabe a ciencia cierta si las medidas de protección son las adecuadas. “Pensamos que la economía es importante y que se debe hacer algo para paliar las pérdidas, pero la salud está por delante y debe ser lo primero”, asegura el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Castilla y León, quien insiste en que nadie puede estar seguro ahora mismo y defiende que con más tiempo de confinamiento habría más seguridad.

Pese a todo, espera y desea que que todo salga bien y no ocurra nada y confía en que la decisión que se ha tomado cuente con el rigor y asesoramiento necesario. Al respecto, José Luis Díaz Villarig considera que para tomar unas medidas de este tipo hacen falta los test correspondientes, que califica de imprescindibles para saber la situación real de la pandemia, pero advierte de que no es la situación que se está dando.

“Lo único que debemos tener es confianza, ya que los médicos solo podemos trabajar y dar lo mejor de nosotros que ya lo estamos haciendo. No nos quejamos del trabajo realizado y sólo pedimos que se nos proteja"