La Junta y el Gobierno estrechan lazos para reforzar la ayuda a las personas discapacitadas y mayores

Con esta colaboración se pretende mejorar la respuesta coordinada e integral de las acciones

Xunta interviene dos residencias de ancianos tras detectar casi 200 contagios
Varios militares realizan labores de limpieza en una residenciaSalvador SasEFE

Las personas discapacitadas y los mayores son la máxima prioridad para las administraciones. Por este motivo, la Junta de Castilla y León y la Delegación del Gobierno han suscrito un protocolo de colaboración par maximizar la coordinación de las acciones y los medios en su actuación en los centros residenciales y en las viviendas tuteladas. La vigilancia, desinfección, atención, mantenimiento y seguimiento de los centros residenciales de mayores y discapacitados que lo precisen serán objeto de esta cooperación.

La preocupación por este grupo de riesgo, y por el personal que atiende estos centros, ha sido objeto de un constante seguimiento y toma de decisiones en las diversas reuniones del Centro de Coordinación Operativa Integrado (Cecopi) autonómico, que se han ido celebrando sucesivamente desde la activación del Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León (Plancal), tras la declaración del estado de alarma, así como en las diferentes reuniones de los Cecopi´s provinciales celebradas diariamente. Por eso, fuentes del Ejecutivo autonómico afirmaron que se considera necesario seguir avanzando en esta coordinación de esfuerzos por parte de las diferentes administraciones para poder así minimizar los riesgos del Covid-19.

Además, señalaro que ambas administraciones buscan potenciar las acciones y los medios de que disponen para la mayor protección y prevención de los centros residenciales de mayores y discapacitados. Se trata, por parte de la Junta de Castilla y León, de las acciones de las Gerencias Territoriales de Servicios Sociales, las Unidades Covid-19 de atención primaria y de residencias, la actuación en desinfecciones de funcionarios y particulares voluntarios, y por parte del Gobierno de España la posible intervención de las Fuerzas Armadas, previa solicitud al Ministerio de Defensa, a través del procedimiento establecido.

En estas labores colaboran y pueden colaborar otras administraciones, entidades y voluntarios coordinados en el marco de los CECOPI provinciales. Todo ello para dar una respuesta integral de todas las administraciones y medios en las labores de vigilancia, desinfección, atención, mantenimiento y seguimiento de los centros residenciales de mayores y discapacitados que lo precisen.

El objetivo último es poder mejorar la situación de las residencias afectadas, restableciéndolas a una situación estable, que permita el normal funcionamiento de las mismas, y prevenir para evitar contagios en el resto.

Se centra la atención en las residencias que por la situación actual de las mismas tienen un número elevado de personal laboral y/o de residentes con síntomas compatibles y/o confirmados por coronavirus. De otro lado, se consideran residencias de carácter general las que no tienen ningún caso de personal laboral y/o residentes que tengan síntomas compatibles y/o confirmados por coronavirus, y, en el caso de existir alguno, está suficientemente aislado y controlado.

A los fines de dar cumplimiento este protocolo se organizan nueve grupos de acción y seguimiento, uno por provincia, integrados por el delegado territorial de la Junta, el subdelegado de Gobierno, el gerente territorial de Servicios Sociales, el responsable del Servicio Territorial de Sanidad, el responsable de los equipos COVID-19 en la provincia, un representante del equipo de desinfección, y otros servicios que se considere convenientes.