Pontvianne reivindica el papel de las empresas familiares en la salida de la crisis

El presidente de la entidad en Castilla y León vaticina que el crecimiento no se retome hasta finales del año que viene

César Pontvianne, presidente de Empresa Familiar Castilla y León, interviene en un acto empresarial antes del estado de alarma
César Pontvianne, presidente de Empresa Familiar Castilla y León, interviene en un acto empresarial antes del estado de alarma

El consejero delegado de Plásticos Durex y presidente de Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), César Pontvianne, reivindicó, en un encuentro con sus homólogos de Cantabria y Madrid, que las compañías de este tipo tengan un papel central en la salida de crisis derivada de la pandemia. Además, vaticinó que no se retomará el crecimiento hasta finales del año que viene.

Pontvianne destacó la función que la empresa familiar va a tener en el remonte del país lo que, en su opinión, va a suponer un refuerzo al modelo que representan este tipo de compañías. “Si alguien va a poder sacar esto adelante y va a poder asumir ciertos costes laborales que en otras empresas no se van a asumir porque solo representan un número, esas van a ser las empresas familiares”, aseguró.

César Pontvianne junto a Clemente González Soler y Juan Parés Boj protagonizaron un encuentro virtual organizado por las asociaciones de Empresa Familiar de Cantabria (ACEFAM), de Castilla y León y Madrid para analizar la respuesta de la empresa familiar a la crisis y cómo se están preparando el día después.

Los empresarios apostaron por la innovación para reforzar el valor de sus productos “en un momento de disrupción, en el que será necesario adaptarse y reinventarse para satisfacer a un consumidor que está cambiando sus hábitos”.

Los tres empresarios preparan el día después con un sentimiento de “unidad y de positividad”, y reafirmaron su voluntad de trasladar a la sociedad el papel fundamental que, como en otras complicadas coyunturas, “han jugado” las organizaciones de empresas familiares para mantener el crecimiento económico, generar empleo y asegurar el bienestar en las regiones en que están implantadas.

Pontvianne situó a las asociaciones territoriales como vía para hacer llegar las necesidades de las empresas familiares a las diferentes administraciones regionales y que estas, a su vez, las trasladen al Gobierno central. “Estamos en una crisis sanitaria pero ahora viene una crisis económica y tenemos que trabajar con unos presupuestos diezmados y con una situación muy complicada, por lo que van a tener que contar con nosotros, y nosotros tenemos que estar ahí y trasladar nuestras medidas”, señaló.

Pontvianne también se lamentó de la negativa imagen que se quiere transmitir del empresario en estos momentos desde algunos sectores, por lo que abogó por dignificar su labor. “Aquí no somos nosotros y ellos, sino que somos todos, y tenemos que salir de esa lucha de clases, porque aquí estamos todos subidos”, aseguró.