Detienen en Salamanca a dos hombres y una mujer por solicitar préstamos en nombre de gente fallecida

Utilizaban anuncios por internet para recabar sus datos

Sucesos.- Tres detenidos en Salamanca y Madrid por pedir préstamos a nombre de terceras personas para quedarse el dinero
Detención de la Guardia Civil GUARDIA CIVIL 17/04/2020 GUARDIA CIVIL

Agentes de la Guardia Civil de Salamanca detuvieron a una mujer de 47 años y a dos hombres de 67 y 34 años de edad, como presuntos autores de los delitos de usurpación de estado civil, falsificación documental y estafa, al utilizar anuncios por internet para recabar datos de las víctimas con los que solicitar préstamos a su nombre.

La investigación comenzó en diciembre de 2018, cuando una mujer presentó una denuncia en la que manifestó que una empresa financiera le reclamaba la devolución de un préstamo, realizado a su nombre, por valor de 8.000 euros, que la víctima aseguraba no haber solicitado nunca, informó la Guardia Civil de Salamanca.

Tras hacer una revisión exhaustiva, los agentes pudieron comprobar que, a nombre de la víctima, constaban un total de cuatro préstamos en diferentes entidades financieras, por valor de unos 30.000 euros, habiéndose abierto igualmente dos cuentas a su nombre en otras tantas entidades bancarias.

Los agentes comprobaron entonces que el dinero que llegaba a esas cuentas era transferido, posteriormente, a otras cuentas abiertas a nombre de diferentes personas, que actuaban como intermediarias para dificultar la investigación, hasta que finalmente el dinero se ingresaba sin demora en las cuentas que pertenecían a uno de los detenidos, que extraía el dinero a través de cajeros automáticos.

La investigación permitió averiguar tanto la cifra total de ingresos defraudados, que ascendía a 60.730 euros, como el modus operandi, por el que los estafadores llegaban a las víctimas a través de anuncios que colgaban en internet ofreciendo condiciones muy favorables para préstamos de consumo, informa Ical.

Así, y una vez captadas las víctimas, se les pedía toda la información necesaria, como los números del DNI, las nóminas y las cuentas bancarias. Con esos datos, los detenidos abrían otras cuentas en las que solicitaban, con el nombre de las víctimas, los préstamos cuyo dinero era después transferido a otras cuentas y, ya desde ahí, a las de los tres detenidos, que fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Salamanca.