La FRMP exige usar el superávit de las entidades locales y contar con fondos extraordinarios

La institución aprueba veinticuatro medidas para que los 2.248 municipios de Castilla y León puedan paliar los efectos del coronavirus

La Comisión de Gobierno de la FRMP, reunida de forma telemática y presidida por la presidenta Ángeles Armisén
La Comisión de Gobierno de la FRMP, reunida de forma telemática y presidida por la presidenta Ángeles ArmisénFRMP

La Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León (FRMP) ha exigido al Gobierno de la nación el uso del superávit de las entidades locales, especialmente los del año 2019, puedan destinarse a atender la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus. Además, plantea contar con la garantía de la financiación local ordinaria suficiente, así como una extraordinaria para hacer frente a estos retos.

Así se deprende de un documento aprobado por la Comisión de Gobierno de esta institución, reunida de forma telemática este lunes y presidida por su presidente, Ángeles Armisén, donde se reclaman medidas extraordinarias para los 2.248 municipios de Castilla y León para que puedan preservar su actividad económica, salvar el máximo empleo posible y reactivarlos una vez superado el Estado de Alarma..

Desde la FRMP también se ha querido transmitir las “más sinceras condolencias a los familiares de todos los fallecidos y dar ánimos a todos los contagiados”, así como a los miembros de los servicios esenciales que están contribuyendo al sostenimiento de este país y, de forma más concreta, a todos los castellanos y leoneses en un momento tan delicado.

La institución defiende “el concepto de la autonomía local, la necesaria coordinación entre todas las administraciones, y la participación de todos los agentes involucrados a través de un modelo amplio de gobernanza. Una atención a la crisis de todas las instituciones. Y una salida de la misma protagonizada por todos, atendiendo a las necesidades que permitan reactivar la vida social y económica de todos los municipios de Castilla y León”.

Medidas planteadas

Entre las medidas financieras que exige la FRMP se encuentran: la supresión del límite de la previsión de estabilidad presupuestaria en la liquidación de 2020 para la aplicación del 20 por ciento del destino del superávits a cualquier tipo de actuación, ya sea gasto corriente o inversión, y prioritariamente a atender los gastos extraordinarios como consecuencia de la situación actual de la crisis sanitaria y que beneficie a los colectivos más vulnerables.

También se solicita una financiación adecuada a la Administración Autonómica de los servicios sociales prestados por las Corporaciones Locales, especialmente en las circunstancias actuales, para la prestación de servicios como la ayuda a domicilio o la teleasistencia y para ello se recalca que “debemos ser partícipes de los Fondos Extraordinarios” y se solicita uno directo para las Entidades Locales por parte del Gobierno de la nación.

Otro punto tiene que ver con la petición de un incremento importante de la participación de los municipios en los ingresos de la Comunidad para cada ejercicio de la legislatura, que llegue directamente a los Ayuntamientos.

Empleo y Economía

En materia de Economía y Empleo se solicita a la Junta un plan de promoción, estrategia comercial e innovación, con participación directa de los municipios de más de 20.000 habitantes y Diputaciones Provinciales, dirigido al pequeño comercio y pymes

A ello se suma el establecimiento de cuantías complementarias en las prestaciones de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo tramitados a consecuencia del covid-19, para aquellas personas con rentas netas más bajas y que la red social de Castilla y León debe proteger a los trabajadores desempleado que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio por desempleo.

También se se propone la creación de un Fondo de Reactivación de la Economía y el empleo local que potencie, vertebre, cohesione y asegure el desarrollo económico y el empleo de los diferentes territorios, así como el desarrollo de los Planes de Industrialización, y ayudas autonómicas para la contratación de trabajadores desempleados por motivo de la crisis y un apoyo económico a empresas de sectores estratégicos en Castilla y León, como el agroalimentario, con ayudas a agricultores y ganaderos que les permitan paliar los daños ocasionados por la crisis.Se insta, además a la creación de líneas de ayuda para invertir en la digitalización de establecimientos comerciales, con especial, incidencia en el pequeño comercio, como medio para fomentar el teletrabajo y su acceso al comercio electrónico.

Por último, se solicita garantizar el aprovisionamiento de material preventivo y de protección para todo el personal de los servicios públicos que los necesiten, como la policía local, protección civil, o trabajadores sociales y atención domiciliaria e incluirse en este capítulo a los trabajadores de servicios esenciales que desarrollan su actividad en los municipios, ante la imposibilidad de obtener este material en el mercado.