Habilitado un nuevo teléfono de atención psicológica para enfermos de Covid y sus familias

La Junta pide que la salida de los niños a la calle esté basada en informes técnicos

Vuelta al trabajo con más seguridad y mascarillas en el transporte público
Un hombre observa su teléfono móvil en el interior de un autobús, camino de su puesto de trabajo esta mañana en la ciudad de ValladolidNACHO GALLEGOEFE

Contagiarse de Covid es duro a todos los niveles, tanto para los afectados como para sus familias, que dejan de poder compartir estos días, aún extraños, con quienes más quieren. Por ello, la Junta de Castilla y León ha puesto en marcha un nuevo teléfono gratuito sobre el coronavirus que irá enfocado, en este caso, a la atención psicológica de enfermos por Covid y sus seres cercanos.

Así lo anunció la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien señaló que este servicio será atendido por psicólogos que harán un seguimiento de los casos y remitirán al usuario, de ser necesario, a los servicios de salud mental. De este modo, todo aquel que se encuentre en estas circunstancias podrá llamar al 900 40 50 30 para obtener apoyo y pautas para gestionar la situación.

En este sentido, Casado señaló que los pacientes mueren en soledad en los hospitales, de ahí que se habilite este recurso tanto para los enfermos como para los familiares de éstos y de personas fallecidas por este “virus desconocido, que ni ha sido una gripe, y es mucho más contagioso y feroz”.

Esta medida se pone en marcha, según destacó la consejera, debido a la “vital importancia” de la atención integral de los afectados, que también pasa por atender la “difícil situación de duelo" tras la muerte de un familiar en la situación pandémica actual, con las restricciones al acompañamiento de los familiares en su muerte.

La salida de los niños, fundamentada con informes

Por otro lado, la titular de Sanidad se mostró firme en la necesidad de que la salida de los niños a la calle esté fundamentada en informes científicos y de expertos y se mostró contraria a la decisión del Gobierno de España de que puedan acabar el confinamiento a partir del 27 de abril.

“Hay que hacerlo de la forma técnica más posible”, aseveró, al tiempo que preguntó por qué solo se habla de menores y no de otros colectivos como mujeres embarazadas o mayores para estas salidas al exterior, por lo que insistió en la necesidad de despejar las dudas a través de los informes.

En cuanto al proceso de vuelta a la normalidad general, subrayó que esa desescalada “no puede convertirse en un ranking” entre comunidades por ver quien lo lidera, ya que esta dependerá de varios criterios, como “el número de afectados”, lo que podría variar incluso dentro de una misma provincias.

Así, reconoció que la zona centro, como Castilla y León, Madrid y Castilla-La Mancha “probablemente serán las últimas” en acometer este proceso de normalización. “O igual tenemos suerte y los casos se negativizan pronto”, apuntó Casado.

El estudio de seroprevalencia comenzará la próxima semana

En cuanto al estudio “masivo” de seroprevalencia anunciado por el Ministerio, la consejera avanzó que Castilla y León lo comenzará la próxima semana en la población para saber el grado de inmunización que tiene la Comunidad y cuántas personas están inmunizadas.

Además, Casado explicó que este informe, que realiza el instituto Carlos III de Madrid, es uno de los pasos para poder afrontar la desescalada y pidió al Gobierno que les manden el proyecto completo, con 60.000 test en toda España a 30.000 familias, par poder desarrollarlo en la Comunidad.

Finalmente, explicó que es uno de los elementos para poder afrontar el desconfinamiento junto a la geolocalización y tener test para poder hacerlos a los nuevos casos, detectar a los enfermos cuanto antes y ponerlos en confinamiento,como ha hecho Corea.