Castilla y León alcanza los 2.257 fallecimientos por coronavirus

La Comunidad registra 425 casos nuevos, la mayoría en Valladolid

Entierro en el cementerio municipal de Ponferrada
Entierro en el cementerio municipal de PonferradaCésar SánchezIcal

El número de casos confirmados positivos de coronavirus en Castilla y León se sitúa ya en los 18.684, lo que supone un aumento de 425 durante las últimas 24 horas, un 12 por ciento menos que en la jornada anterior (483).

Por provincias, y con los últimos números que se conocen:

  • Ávila: cuenta con 1.433 casos totales, 55 nuevos.
  • Burgos: 1.722 positivos, 15 recientes.
  • León: tiene 2.903 casos, de los que 70 son nuevos.
  • Palencia: suma ya 944 positivos, 63 en las últimas horas.
  • Salamanca: 3.045 positivos de los que 69 son nuevos.
  • Segovia: tiene 2.720 casos registrados, 30 nuevos.
  • Soria: cuenta con 1.572 afectados, 19 de ellos en las últimas 24 horas.
  • Valladolid: 3.675 personas infectadas, de las que 195 son nuevas.
  • Zamora: suma 670 casos de los que nueve son recientes.

Asimismo, en este tiempo ha habido que lamentar 24 nuevos fallecimientos hasta los 1.690, a los que hay que sumar los 567 que han muerto en residencias con coronavirus confirmado, doce nuevos en las últimas 24 horas. Ha habido 64 nuevas altas y suman ya 6.272.

Además, el coronavirus es una enfermedad de Declaración Obligatoria Urgente por lo que todos los médicos, sobre todo los de Familia, informan todos los días de ello ante la más mínima sospecha de infección. Esto hace que las cifras de afectados totales puedan ascender hoy a los 39.672 casos.

El número total de hospitalizados es de 1.122 personas, de las que 913 se encuentran en planta y 209 en las Unidades de Cuidados Intensivos.

Los profesionales que han dado positivo, de los 11.228 que han sido analizados, hasta el momento son 2.368 de los que 1.317 ya se han recuperado y se han vuelto a incorporar a su actividad en los hospitales.

En los centros hospitalarios, la ocupación en planta es del 55 por ciento y en las UCI extendidas del 54 por ciento, mientras que las estructurales, las camas con las que contaba la Comunidad antes de la pandemia, están al 121 por ciento de su capacidad, indicio de que todavía no puede comenzar la desescalada en Castilla y León.