Casi un 60% de los empresarios de Castilla y León asume que destruirá empleo durante el próximo año

Una encuesta revela que más de un 5 por ciento asume ya que cerrará definitivamente

Cartel en el escaparate de una tienda a la calle Duque de la Victoria en Valladolid durante el estado de alarma por el coronavirus
Cartel en el escaparate de una tienda a la calle Duque de la Victoria en Valladolid durante el estado de alarma por el coronavirusWellington Dos Santos PereiraLa Razón

El 57,41 por ciento de los empresarios de la Comunidad, asume que el número de empleados de sus empresas disminuirá en el próximo año, frente a un 42,59 por ciento que cree que se podrá mantener.

Así aparece recogido en una encuesta de Cepyme en colaboración con Cecale, en la que un 38,89 por ciento de los que opinan que reducirán sus plantillas, aseguran que lo harán entre un 25 y un 50 por ciento; mientras que un 27,78 por ciento recortarán entre el diez y el 25; y un 13,89 por ciento, menos de un diez. Además, un 5,56 por ciento reducirán sus empleos entre un 50 y un 75 por ciento; un 8,33 por ciento, entre un 75 y un 100 por ciento; y un 5,56 por ciento, acabará con todos.

Cabe destacar también en materia laboral, que los empresarios que aseguran haber adoptado un ERTE, indican en un 53,57 por ciento de las respuestas que no podrán mantener en el empleo de su empresa dentro de seis meses.

Impacto

La encuesta empresarial, a la que tuvo acceso Ical, indica que el 57,41 por ciento de los empresarios, asume que la crisis del coronavirus está afectando muy negativamente a su empresa; y un 38,89 por ciento, negativamente, frente a un 3,7 por ciento que indica que nada.

Las preguntas formuladas por la patronal constatan asimismo, que el 25,93 por ciento reconoce que sus ingresos han desaparecido (bajada del 100 por ciento), junto a un 20,37 por ciento que afirma que el volumen de los mismos ha descendido entre un 75 y un 100 por ciento.

La radiografía empresarial también indica que ese descenso del volumen de ingresos responde en un 46,3 por ciento de las respuestas a la imposibilidad de llevar a cabo la actividad y en el mismo porcentaje, por la falta de demanda.

Medidas adoptadas

En cuanto a las medidas a las que se han visto obligados los empresarios de la Comunidad, por la pandemia, un 5,56 por ciento de los empresarios de Castilla y León afirma que cerrará definitivamente; un 3,7 por ciento ha reconvertido su negocio y otro porcentaje similar se ve obligado a declarar un concurso por insolvencia por la crisis del coronavirus.

Además, un 38,89 por ciento apunta al teletrabajo; un 33,33 por ciento, a la reducción o distribución de la jornada, y un porcentaje igual, a expedientes de regulación por fuerza mayor. Asimismo, un 31,48 por ciento señala como medidas adoptadas a los ERTEs por causas económicas, productivas, técnicas y organizativas.

Obligaciones y financiación

Las obligaciones de pago que preocupan más a los empresarios son los sueldos y salarios (75,93 por ciento); impuestos (57,41 por ciento); y la Seguridad Social (55,56 por ciento), seguidos por los préstamos financieros (29,63 por ciento); proveedores (22,22 por ciento); arrendamientos inmobiliarios (18,52 por ciento); suministros (16,67 por ciento); y contratos rentig o leasing (5,56 por ciento).

La encuesta pregunta si para hacer frente a esta situación han pedido o pedirán préstamos con avales del Estado, a lo que un 48,15 por ciento responde que si, frente al 51,85 por ciento, que no. Entre los que responden de forma afirmativa, un 46,15 por ciento denuncia que la tramitación ha sido complicada y un 19,3 por ciento lamenta que no ha obtenido financiación.

Valoración del Gobierno

Los empresarios no tiene una buena percepción de las medidas adoptadas por el Gobierno de Pedro Sánchez. Un 45,24 por ciento señala muy negativamente las medidas adoptadas con carácter general, y un 33,33 por ciento, negativamente, frente al 11,9 por ciento que no las valora nada y un 9,52 por ciento que las asume positivamente.

El 47,62 por ciento considera muy negativo y un 38,1 por ciento, negativo, el decreto que limita las causas del despido y la duración del despido, frente al 4,76 por por ciento que entiende que es positivo y un 2,38 por ciento que lo considera muy positivo.

Por lo que se refiere a la paralización de todas las actividades no esenciales, el 42,5 por ciento considera muy negativa la medida y un 25 por ciento, negativa, frente al diez por ciento que la aceptó como positiva, y un 2,5 por ciento, como muy positiva.