Más becas universitarias para garantizar la equidad

La Junta destinará a este fin los 1,2 millones de no rebajar las tasas

La viceconsejera de Universidades e Investigación, Pilar Garcés García, aseguró que la Junta de Castilla y León destinará los 1,2 millones de su decisión de no rebajar las tasas universitarias para el próximo curso a becas por que son el instrumento que garantizan la equidad.

De esta manera, puntualizó la decisión de la Consejería de Educación de oponerse del acuerdo del Ministerio de Universidades sobre el límite máximo para los precios públicos de la primera matrícula de grado, que no superaría la media nacional en el curso 2011-2012.

En su comparecencia en la Comisión de Educación de las Cortes regionales para informar de las actuaciones llevadas a cabo por la Consejería en materia de Ciencia y Tecnología durante el Estado de Alarma, Garcés acusó al Ministerio de Universidades de una “deslealtad impresionante” porque su titular había prometido que esa bajada de tasas vendría acompañada de la financiación estatal, tal y como se había anunciado en la anterior conferencia de política universitaria. “Se dijo al ministro que la Comunidad estaba encantada de bajar las tasas si había financiación estatal”, reiteró.

La viceconsejera recordó que Castilla y León acumula una reducción de cerca del 25 por ciento de bajada de tasas en los últimos años y cifró la propuesta del Ministerio en un descenso de 40 céntimos por crédito. “Eso no va a suponer absolutamente nada al estudiante. Es casi como reírse de su cara porque no arregla nada. Sin embargo esos 40 céntimos a la Consejería nos suponen 1,2 millones que queremos dedicar a becas”, subrayó.

Se mostró una defensora de la equidad, “por encima de todo”, algo que se consigue con un buena y fuerte política de becas. “La bajada de tasas afecta a todos por igual, tanto a la familia que puede pagarlas como a las que no, por lo que producimos mayor desigualdad”, subrayó.

Por último, Pilar Garcés precisó que la subida de tasas universitarias, adoptada hace unos años, permitió que las universidades públicas de la Comunidad dejaran de ser deudoras, algo que no ocurre en otros territorios. “El dinero del contribuyente es de todos y hay que gastarlo bien”, expuso para, a continuación, apuntar que un puesto universitario cuesta 8.000 euros y el estudiantes abona solo 1.500 euros, por lo que el resto del dinero corre a cargo de los contribuyentes. En todo caso, aseguró que la bajada de las tasas se acometerán cuando la Junta cuente con unos nuevos presupuestos y cuando el Ministerio aporte la financiación necesaria, informa Ical.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Fernando de Pablos, consideró que la actuación del Ejecutivo regional va por el “mal camino” porque la situación es “excepcional” y “muy delicada”, donde hay que tener altura de miras y llegar a acuerdos. En este sentido, pidió a la Consejería recapacitar sobre la bajada de las tasas. Además, lamentó que la “prioridad” del Gobierno de coalición del Partido Popular y Ciudadanos sea suprimir el impuesto de sucesiones y negarse a pactar un acuerdo estatal de 1,2 millones. “Con este tipo de decisiones, no tienen credibilidad”, declaró.