Francisco Igea: «Vienen tiempos muy duros pero saldremos de esta»

El vicepresidente de la Junta agradece a la sociedad su solidaridad y sacrificio en esta pandemia pero insiste en extremar las precauciones porque otro parón «sería dramático»

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea
El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea FOTO: Dos Santos

Este martes se celebra en las Cortes el debate del Estado de la Comunidad, que llega con un clima político más calmado tras firmarse el Pacto por la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social en Castilla y León. Un pleno donde se discutirá sobre el primer año de Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos, que viene marcado por la crisis sanitaria del coronavirus. El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, es uno de los rostros más visibles de esta pandemia, siempre al pie del cañón, y padeciendo como el que más por su responsabilidad y como médico los embates de un virus que parece no tener fin.

– ¿En qué estado se encuentra Castilla y León hoy?

–Estamos recuperándonos de la mayor crisis sanitaria en más de un siglo y encarando una crisis económica muy dura que necesitará de todo nuestro esfuerzo. Es un estado de preocupación pero también de optimismo y de ganas de trabajar y hacerlo desde la unidad y con entrega.

– ¿El pacto por la recuperación es la solución?

–Los acuerdos son buenos y es positivo que estemos todos juntos , pero hay que cumplirlos. Nuestro interés es llevarlos adelante desde el primer momento y revisarlos cada semana. La gente tiene derecho a ver como se cumplen los acuerdos. Si todos ponemos de nuestra parte irá todo bien.

– ¿Este pacto obliga a cambiar el de gobernabilidad entre PP y Cs?

–Limita parte del cumplimiento sobre todo en medidas presupuestarias que se ven dificultadas por el pacto y por la crisis en sí, y tendremos que readaptarnos. Aunque en los temas de regeneración o de reformas no cambiará.

– ¿Han tenido que ceder en el impuesto de sucesiones y donaciones. ¿Se retomará cuando se pueda?

–Veremos como funciona la economía en los próximos meses, pero la idea es retomarlo. De momento, ya hemos introducido medidas concretas para tirar del «starter» del motor, que harán más fácil emprender negocios al quitar menos burocracia, la principal preocupación empresarial.

– ¿Qué destaca de este año de legislatura hasta el inicio de la pandemia?

–Prometimos cambio y lo estamos cumpliendo. Hay un Gobierno transparente, que publica sus datos y contratos y que trabaja. El talante también ha cambiado. No digo que sea mejor ni peor, pero es otro, y se ha salido de esa sensación de modorra que había. Ahora nos quedan tres años por delante de trabajo muy duro para llevar a cabo nuestro acuerdo de gobierno con el PP.

– ¿Qué queda por cambiar?

–Queda una ley de Transparencia, avanzar en la lucha contra el fraude y la corrupción o implementar la evaluación de políticas públicas, vital para medir los resultados de lo que hacemos. Pisaremos a fondo el acelerador para llevar a cabo estas reformas y que cuando acabe la legislatura nos vayamos a casa con la conciencia tranquila del deber cumplido por haber dejado a la gente una Comunidad mejor.

– ¿Se culminará la ordenación del territorio?

-La ley está redactada y en tramitación y en fase de información pública. Este verano recorreremos toda Castilla y León para explicarla provincia por provincia y comarca por comarca.

– Se quedará sin vacaciones entonces...

–Sin vacaciones tampoco, que hace falta descansar. Pero con una semana o diez días me apaño.

¿Cómo ha vivido estos meses de pandemia?

–En lo personal y familiar bien. Tengo dos hermanos que lo han pasado pero se encuentran bien y he podido estar con mi hija más tiempo. En lo profesional ha sido muy duro. De mucha angustia. Sobre todo al principio, porque no era una curva sino una pared, donde los ingresos y los fallecidos crecían sin parar y el material no llegaba. Han sido días intensos pero de un ambiente de trabajo excepcional. El Gobierno ha estado cohesionado. No hemos tenido ni una sola pelea aunque parezca raro en un Gobierno de coalición, y hemos sido muy solidarios entre nosotros para traer material y atender las adversidades. Hemos estado juntos ante las injusticias o las críticas sin olvidar el sufrimiento de la gente que nos miraba esperando que estuviéramos a la altura, sin mentir, siendo empáticos y responsables.

– ¿Estamos preparados para afrontar otra pandemia?

–Materialmente sí, pero lo que no sé es si estamos preparados física y espiritualmente para volver a afrontar otra crisis porque el personal sanitario está agotado. Pero si esto ha de pasar que sea lo más tarde posible para que puedan descansar. Otro problema grave es que no podemos volver a paralizar todo el sistema sanitario porque tenemos demoras muy grandes que también hay que atenderlas. La gente se muere de más cosas que de Covid. Y otro parón sería dramático.

-El virus sigue ahí

Sí, y por eso pedimos la población que extreme la precaución y sea responsable. También a los representantes públicos para trabajar juntos y concienciar sobre una nueva normalidad con la que tenemos que convivir hasta que haya una vacuna.

– ¿Echando la vista atrás, volvería a repetir la misma estrategia?

–Sí, sin duda. No nos arrepentimos de ninguna decisión tomada, quizás de las que no tomamos antes. Pero la gente tiene que saber que siempre hemos decidido pensando en lo mejor para la población.

– ¿La Fiscalía defiende la actuación de la Junta en las residencias?

– Estábamos tranquilos. Siempre dije que la Junta tomó decisiones desde el primer momento y en una situación dramática. Lo más peligroso que hay es una Administración que decide no actuar. Nosotros no hemos traspasado esa responsabilidad y la hemos ejercido desde la ética y en función de los recursos.

– ¿Saldremos de esta?

– Sí. Seguro. Vienen tiempos duros y habrá que sudar y trabajar mucho. Pero saldremos pronto gracias sobre todo a la entrega y capacidad de sacrificio de los ciudadanos.