Reproches a la Junta por su gestión de la crisis sanitaria

Tudanca lamenta la desidia del Ejecutivo autonómico mientras Castaño pide reformas

Los reproches de los grupos de la oposición, principalmente, a la actuación del Gobierno regional durante la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, protagonizaron el Debate sobre el Estado de la Comunidad.

El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, fue el primero en intervenir y tras tener un recuerdo para las víctimas del coronavirus y agradecer el trabajo de todo su Grupo, reprochó la actuación de la Junta ante la pandemia, lo que ha provocado que «la Comunidad sea una de las más castigadas».

Por este motivo, el líder socialista afeó al presidente, Alfonso Fernández Mañueco, su «absoluta falta de autocrítica», sin reconocer un solo error y sin mostrar «un poco de sensibilidad», por lo que le avisó de que no va a permitir que «se esconda detrás del virus» para «tapar las carencias» de su proyecto «decadente».

A pesar de destacar la «prudencia» con la que actuó el Ejecutivo autonómico en pandemia, Tudanca indicó que sólo eso «no basta» y la pandemia «no se ha afrontado bien, nada bien». «Solo han tenido complacencia, soberbia y desidia», aseguró. Complacencia, «porque se han creído sus propias mentiras repitiendo que teníamos la mejor sanidad del mundo y unos servicios sociales con los que estaba todo arreglado»; soberbia, «porque es cierto que había diálogo, pero usted sabe que muchas veces es de sordos», y desidia ejemplificada en la tardanza en remitir a las Cortes regionales un decreto sobre residencias.

Además, Tudanca no quiso recoger el guante ofrecido por Fernández Mañueco de pactar unos Presupuestos para 2021. «Con su oferta busca una foto y un titular, y así no», subrayó el líder socialista.

El presidente quiso salir al quite de esos reproches con datos en los que se indican que Castilla y León es la Comunidad de la España autonómica que ofrece mejor atención sanitaria de los Servicios Sociales. El jefe del Ejecutivo autonómico también dudó de la palabra, el compromiso y la firma del líder autonómico del PSOE, y le pidió que «abandone el tacticismo» para aceptar su ofrecimiento de nuevo pacto presupuestario.

«No compartimos ideología»

«No se confunda, no compartimos ideología». Así se lo aseguró a Fernández Mañueco el portavoz de Ciudadanos, David Castaño, quien también lamentó que la Comunidad «lleve 30 años de ventanas rotas» y con «problemas a medio resolver» bajo la gestión popular, partido al que reprochó que «haya gestionado pero no reformado».

En su turno, Fernández Mañueco asumió que «efectivamente» no «comparten ni ideología ni partido» pero que sí han forjado «un gobierno de estabilidad para esta tierra, con ideas centradas y liberales», las «mejores» para «gobernar para todos» y «transformar la realidad».

El pacto como salvoconducto

Por su parte, el portavoz del Grupo Mixto y Procurador de Podemos, Pablo Fernández, criticó el primer año de Gobierno de Fernández Mañueco, al que acusó de tener «un catálogo de los peores horrores de la gestión del PP» y le achacó «utilizar de forma torticera, como parapeto y salvoconducto» el Pacto por la Recuperación del que expresó su «recelo».

Como respuesta al líder regional de la formación morada, el presidente de la Junta le aseguró que las recetas en esta crisis tienen que ser distintas a las de 2008 y defendió que sin subir impuestos, donde culpó a Podemos de dar un «hachazo al bolsillo de las clases medias».

Tras él, el procurador de Vox en las Cortes, Jesús García-Conde, pidió «acabar con la administración paralela, con consejerías innecesarias y con subvenciones» para «poder hacer frente a la crisis económica». Mientras, el portavoz de la UPL, Luis Mariano Santos, señaló la «ausencia» de Fernández Mañueco «durante el peor año de la historia para la fallida Comunidad de Castilla y León» y el de Por Ávila, Pedro Pascual, pidió que el Pacto «no caiga en saco roto».

Finalmente, el portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, respaldó la gestión de la Junta, cuyo consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, se dirigirá a los grupos parlamentarios esta semana para trabajar en los presupuestos de recuperación para 2021.