El coronavirus acelera la Ley de Residencias de Castilla y León

Entrará en funcionamiento en 2021 y ya ha comenzado la actividad de los grupos de trabajo encargados de elaborar el texto

La situación vivida en las residencias por culpa del coronavirus ha acelerado la tramitación de algo que se necesitaba desde hace un tiempo, era compromiso de legislatura y la pandemia ha hecho “más vital”, la Ley de Atención Residencial.

Así lo ha puesto de manifiesto la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, quien ha apuntado a que la materia tendrá un abordaje más “profundo” aún que lo previsto tras los largos meses de estado de alarma, que serán analizados con lupa por las 50 personas que integran los grupos de trabajo encargados de elaborar el texto, que se prevé que esté listo para 2021 y cuente con “el máximo consenso y participación”.

“Todos los que han pedido estar están”, ha explicado Blanco en cuanto a los integrantes de los grupos, de los que se constituirán quince, aproximadamente, entre julio, septiembre y octubre con la participación de representantes del tercer sector, usuarios y familiares, partidos, colegios profesionales o del ámbito del diálogo social para abordar todos los temas del modelo asistencial.

El 10 de julio se reunirá el grupo de perspectiva ética, que analizará entre otros temas el asunto “de las sujeciones” en las residencias, una de las materias del pacto de gobierno entre PP y Cs en la Comunidad, ha recordado la consejera.

Asimismo, se estudiará en sucesivos encuentros el ámbito laboral, la visión del tercer sector y los colegios profesionales, la atención centrada en la persona, las unidades de convivencia y seguridad, la atención sanitaria, la evaluación de otros modelos nacionales e internacionales o la perspectiva política y la de los destinatarios.

Cada grupo contará con una mesa en la que diversos expertos, bien sean miembros del grupo o invitados, darán a conocer los datos más relevantes sobre el asunto que se aborde en cada uno de los foros. Los participantes también podrán hacer aportaciones tanto sobre los grupos de trabajo como de los contenidos que quieren analizar. Tras finalizar todos ellos, se dará un plazo para que las entidades participantes puedan presentar propuestas para el contenido de la normativa. 

En este sentido, la consejera ha incidido en que el nuevo modelo residencial es “más necesario que nunca” pero ha aclarado que no es algo exclusivo de Castilla y León, sino que se está hablando de la reforma del modelo de atención en las residencias de España y del mundo, después de haber vivido una situación “especialmente difícil” y con las personas “más vulnerables”.

“La disponibilidad de planes de contingencia y sectorializar a las personas o la dotación mínima de EPIs -muy superior a la que había hasta ahora- son aspectos que constituyen el punto de partida por lo que hay que tenerlo en consideración en el modelo que vamos a plantear”, ha incidido Isabel Blanco. 

Situación de las residencias

En relación a la situación actual de las residencias de mayores en la Comunidad, Blanco ha reconocido que “está bien” porque se está respondiendo bien también a las visitas, aunque no ha ocultado que se trata de centros “susceptibles de que pueda haber algún caso” para lo que ha apostado por seguir los protocolos y “detectarlos a tiempo”. 

La consejera no ha olvidado los “duros momentos vividos” en estos centros por la incidencia de la pandemia y ha aclarado que no puede hablarse de mayor afectación en centros públicos o privados. “El virus ha afectado igual, no entiende de público y privado” y ha cifrado entre un 25 y un 30 por ciento aquellos centros en los que entró el virus, además de que ha recordado que el 37 por ciento de ellos “han estado limpios”