Castilla y León suma dos nuevos fallecidos y 14 nuevos casos por Covid-19

Además, en las últimas 24 horas se registran siete nuevas altas

La totalidad de Castilla y León comienza la fase 1
Un camarero sirve a los clientes en su bar de la Plaza Mayor de SalamancaJM GARCIAEFE

Castilla y León sumó dos nuevos fallecimientos, en Salamanca y Segovia, y 14 casos más de coronavirus, sólo con un contagio nuevo en 24 horas, en Segovia, en un momento en el que hay sólo un brote en Soria, con tres positivos y 23 personas en seguimiento, tras una reunión familiar. Así lo ha anunciado la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

El número de fallecidos en hospitales alcanza las 2.063. La mayor parte se registran en León, con 423; seguida de Valladolid, con 394; Salamanca, con 372; Burgos, con 217; Segovia, con 211; Ávila, con 143; Soria, con 123; Zamora, con 92; y Palencia, con 88.

También se produjeron en las últimas 24 horas siete altas, que ascienden ya a las 8.622 las totales, de las cuales 1850 son en Valladolid, 1749 en León; 1285 en Salamanca; 978 en Burgos; 924 en Segovia; 669 en Ávila;, 435 en Soria; 378 en Palencia y 354 en Zamora.

En cuanto a la situación de las residencias bajo la tutela de la Junta, los datos siguen siendo los mismos del pasado viernes, con 252 fallecidos, 135 confirmados y 117 con síntomas compatibles. Además, hay 23 residentes hospitalizados, dos menos que en el día anterior, mientras que 629 tienen diagnóstico confirmado, cinco menos.

Por otra parte, Verónica Casado también calificó como leves, asintómaticos, en personas jóvenes y sin hospitalización es el perfil de los nuevos casos de coronavirus registrados en los últimos días en Castilla y León.

En cuanto al brote de Soria indicó que todas las pruebas de ese brote han dado negativas y sólo falta conocer los resultados de tres de los contactos que se sabrán a lo largo del día.

Sanción por no respetar la distancia social

Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, señaló que en Castilla y León primará el mantenimiento del metro y medio de distancia frente a los aforos en actividades culturales o deportivas, con su buena situación epidemiológica no cree que sea el momento de obligar al uso de mascarilla, aunque instará a los municipios y fuerzas de seguridad a que sancionen si no se cumple con esa distancia social.

”Creo que estamos siendo laxos” en ese cumplimiento del metro y medio de distancia o usar mascarilla si no es posible esa distancia, añadió e informó de que se dirigirán a los ayuntamientos, inspección y centros coordinadores de la pandemia para que se sea más estrictos y se sancione más.

Igea reiteró que la mascarilla sigue siendo recomendable su uso continuado el mayor tiempo posible en lugares públicos y aunque “puede pasar a obligatoria en cualquier momento”, en Castilla y León el cumplimiento de las medidas “es lo suficientemente bueno como para no imponer medidas coercitivas”.