«Pablo Iglesias abandonó a las residencias»

La diputada del PP de Ávila asegura que el vicepresidente del Gobierno pasó de practicar la política del «avestruz» a la del «ventilador» para intentar culpar a las Comunidades de los errores cometidos en los centros de mayores

Alicia García no se muerde la lengua y sigue trabajando sin descanso para intentar poner soluciones para que no se repitan los errores del pasado en esta crisis sanitaria provocada por el coronavirus. En declaraciones a LA RAZÓN destaca el «comportamiento ejemplar» de los españoles, pero no tanto del Gobierno por hacer caso omiso a las alertas que llegaban de los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) permitiendo grandes concentraciones como la del 8-M, y sobre todo del vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, que según la dirigente popular «dejó abandonadas a las residencias de mayores».

Muy molesta con la actitud del número 2 del Ejecutivo central le acusa de hacer la política del «avestruz, escondiendo la cabeza y sin dar explicaciones desde la rueda de prensa del 19 de marzo, saltándose la cuarentena, en la que dijo que iba a mandar material de protección y que nunca lo hizo, y no lo digo yo, lo dicen los propios profesionales. Y ofreciendo soluciones tardías, porque cuando llegó el virus ya estaba dentro de los centros».

«Pasó de la política del avestruz a la del ventilador -añade Alicia García-, culpando a todos; a las Comunidades Autónomas que siempre han estado al pie del cañón y que tuvieron que hacer compras de material de protección al no llegar del Estado; o a las residencias privadas, que muchas de ellas están gestionadas por instituciones sin ánimo de lucro y con las que nunca ha querido hablar».

La dirigente popular también reprocha al Gobierno que «no actuará con antelación y que no ofrezca las cifras reales de los fallecidos por el Covid-19, porque son personas, no números, y tienen familias».

Al respecto, asegura que «hay una intencionalidad clara de esconder esos datos, no es normal que mientras ellos dicen que son unos 28.000, el Instituto Nacional de Estadística (INE), que es un organismo dependiente del Ejecutivo central los cifre en más de 44.000». Por este motivo y «por dignidad y justicia con las familias» Alicia García solicita que se den «a conocer todas las personas que han fallecido por la pandemia, incluidos a los que no se les ha podido hacer test y tenían síntomas compatibles; y que «el homenaje del 16 de julio también sea para todos ellos».

Frente a esa forma de actuar, la portavoz de Servicios Sociales del PP en el Congreso de los Diputados defiende la política de mano tendida del líder de su partido, Pablo Casado, que desde el primer momento apoyó al Gobierno de España y que aún está ofreciendo «Pactos de Estado en materia sanitaria y económica como es la prolongación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el final del año, articular mecanismos de interés para autónomos y empresas, bajar impuestos como ya están haciendo otros países o un IVA super reducido a las actividades turísticas. Pero frente a eso no hemos encontrado con la política del No es No de Pedro Sánchez, que como ha comentado hace pocos días a la prensa italiana, nunca va a pactar con el PP».

¿Y ahora qué? Alicia García señala que lo que más les preocupan son posibles rebrotes, principalmente en los centros de mayores. Por este motivo propone «crear una reserva estratégica de equipos y productos sanitarios para garantizar a profesionales y usuarios, PCR, Epis», así como «estandarizar el sistema de dependencia» y «mejorar la cobertura de teleasistencia avanzada y la atención domiciliaria».

Además, solicita a los españoles «responsabilidad» y que atiendan las recomendaciones que realizan los organismos de distancia social e higiene de manos, porque «el virus está, no se ha ido». Al respecto también exige al Gobierno que «deje de dar mensajes contradictorios, y que no bajen la guardia ante un posible rebrote, porque son los primeros que tienen que tomar medidas».

Provincia de Ávila

Por otra parte, y como representante de todos los abulenses, Alicia García indica que «siempre es satisfactorio» recuperar los servicios ferroviarios hasta el Estado de Alarma. Aunque avisa que no se van a quedar ahí, «vamos a exigir que se mejoren aún más las comunicaciones, porque ahora lo que nos preocupa es la situación de los autobuses».

Asimismo, avanza que van a reclamar «más apoyo al sector turístico y a los jóvenes para que emprendan en el medio rural, y que no se pierda ni un euro de la PAC».