Castilla y León reitera su apuesta por la FP en la Conferencia Sectorial de Educación

Rocío Lucas solicita al Ministerio que modifique la normativa de la modalidad Dual para hacerla más atractiva para las pymes

Rocío Lucas ha participado por videoconferencia en la sectorial de Educación JCYL

La Formación Profesional ha sido la protagonista de la reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Educación que esta mañana ha mantenido la ministra de Educación y Formación Profesional con los consejeros autonómicos. Durante el encuentro, han acordado poner en marcha un nuevo Programa de Cooperación Territorial destinado a apoyar la reconstrucción económica y social y la empleabilidad, tras la pandemia de la Covid-19. Un acuerdo que se traduce en que la Junta de Castilla y León invertirá 17 millones de euros más en la Formación Profesional durante el próximo curso 2020-2021.

Con estos fondos, la Consejería de Educación incrementará la oferta formativa especialmente en familias profesionales relacionadas con la especialización productiva e inteligente del territorio, la conversión de las aulas en espacios de tecnología aplicada, la creación de aulas de emprendimiento, la formación del profesorado de Formación Profesional en digitalización aplicada en los sectores productivos y en la acreditación de competencias profesionales adquiridas por experiencia laboral.

Algunas de estas actuaciones, sin embargo, requieren modificaciones de la normativa básica que el Ministerio de Educación y Formación Profesional se ha comprometido a realizar de forma inmediata para que las comunidades autónomas puedan afrontar un cambio estructural de la formación profesional y ajustarlo a las nuevas necesidades del sistema productivo.

En este sentido, la titular de Educación de Castilla y León ha exigido al Ministerio que modifique la normativa básica reguladora del procedimiento de acreditación de competencias adquiridas por experiencia laboral y vías no formales de formación, ya que el modelo definido en 2009 presenta muchas dificultades. Asimismo ha solicitado un cambio en la normativa básica reguladora de la Formación Profesional Dual para que sea más atractiva para las empresas y más accesible a las pymes y micropymes. Por último, Castilla y León insiste en la necesidad de flexibilizar los currículos básicos para poder mejorar la oferta modular acorde con el sistema integrado de Formación Profesional.

La Consejería de Educación ya está trabajando en la elaboración de un nuevo Plan Estratégico de Formación Profesional para el período 2021-2025, alineado con las últimas recomendaciones de los organismos internacionales en esta materia. Asimismo, seguirá las pautas marcadas por la nueva ‘Agenda de Capacidades Europea para la competitividad sostenible, la equidad social y la resiliencia’, y por los planes nacionales y autonómicos para la recuperación económica y social tras la pandemia.

En este nuevo Plan se apostará decididamente por un sistema de formación centrado en el alumno, la excelencia y la inclusión en la Formación Profesional, el desarrollo de un sistema integrado de FP a lo largo de la vida, la movilidad europea de los estudiantes, la formación en centros de trabajo, la orientación profesional desde la Educación Secundaria Obligatoria, la preparación del alumnado para un economía verde y digital y la resiliencia.

En el curso que acaba de concluir, la Consejería de Educación desplegó una oferta de enseñanzas cercana a las 42.000 plazas de Formación Profesional distribuidas en 122 títulos y desarrolló la normativa para reconocer a los mejores centros educativos con la creación de una red autonómica de centros de excelencia profesional. Castilla y León se convirtió así en la primera comunidad autónoma en seguir las directrices marcadas por la Unión Europea. Hasta el viernes 28 de agosto, los centros que deseen acogerse a este reconocimiento pueden presentar la documentación correspondiente.

Alto grado de inserción

Las enseñanzas de Formación Profesional siguen ganando fuerza en Castilla y León. El número de alumnos va en aumento, desde los 30.000 matriculados en la Comunidad en el curso 2008-2009, a los más de 41.700 del curso 2019-2020. De ellos, 4.500 alumnos cursaron ciclos de Formación Profesional Básica; 20.100, Grado Medio; y 17.100, Grado Superior.

El último estudio disponible de inserción laboral de estos titulados en la Comunidad, perteneciente al curso 2017-2018, establece que más del 83 % de los estudiantes que acceden al mercado profesional están trabajando un año después de finalizar sus estudios. La FP Básica es la que mayor porcentaje de inserción laboral alcanza, superando el 85 %, una cifra que desciende ligeramente al 82 % en los estudios de Grado Medio y al 80 % en el Grado Superior.

Por familias, la mayor tasa de inserción, 92 %, está entre los estudiantes que terminan Electricidad y Electrónica. Junto a ella, otras cuatro titulaciones alcanzan una cifra en torno al 90 % -Transporte y Mantenimiento de Vehículos, Instalación y mantenimiento, Fabricación Mecánica y Hostelería y Turismo-.

Los datos demuestran que la Formación Dual está dando excelentes resultados en Castilla y León. De hecho, es la modalidad con más éxito en el mundo laboral: el 88,6 % de los alumnos encuentran trabajo antes de un año, un porcentaje que alcanza el 100 % en la ‘Dual ampliada’.