La Orquesta Sinfónica de Castilla y León ofrece un abono de otoño con «sabor español»

Sólo actuarán entre 40 y 60 profesionales, se rebajan los precios un 20%, y todo ello con estrictas medidas de seguridad

Será a partir del próximo 24 de septiembre cuando la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl) recupere su actividad, con la primera parte de la temporada 2020-2021 correspondiente al Abono de Otoño, que presentaba el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega. Una propuesta programática singular, que reúne seis programas conformados por grandes obras del repertorio universal pero con un marcado «sabor español».

El consejero ha subrayado que desde el Centro Cultural Miguel Delibes se guardarán todas las medidas exigidas por las autoridades sanitarias y ha hecho un llamamiento a los asistentes para que se acojan a las indicaciones que reciban para alcanzar «una cultura más segura y excelente». Unas actuaciones que se celebrarán sólo con la participación de entre 40 y 60 profesionales y cuyos abonados verán reducido en un 20 por ciento el precio de las entradas.

El director burgalés Víctor Pablo Pérez, al frente de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid, inaugurará el ciclo con un programa que acercará al público el «Concierto para piano n.º 11 en re mayor» de Joseph Haydn, cuyo último movimiento será interpretado por el solista canario Iván Martín. La propuesta, que podrá disfrutarse en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos los días 24, 25, 28 y 29 de septiembre.

La segunda cita está prevista para los días 8, 9, 13 y 14 de octubre y reunirá en el escenario de la Sala Sinfónica al director Andrés Salado, a la soprano Eugenia Boix y al actor Fernando Tejero, quienes junto al dramaturgo abulense Carlos M. Sañudo, acercarán al público la música incidental de «Egmont, op. 84» de Ludwig van Beethoven.

El joven director portugués Nuno Coelho se subirá al podio los días 5, 6, 9 y 10 de noviembre para dirigir la ‘Sinfonía de cámara n.º 1, op. 9’ del alemán Arnold Schoenberg, cuyo giro hacia la concisión y la depuración musical le acercó mucho a la figura de Johannes Brahms, de quien se interpretará la «Serenata n.º 2 en la mayor, op. 16» en la segunda parte.

El violinista Vadim Gluzman repite este año, los días 19, 20, 23 y 24 de noviembre, de la mano del director Rubén Gimeno. Acompañados por los maestros de la Sinfónica, interpretarán en la primera parte el «Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 61» de Ludwig van Beethoven.

Juanjo Menase pone de nuevo al frente de la formación los días 11, 12, 14 y 15 de diciembre con un programa ecléctico que reúne las «Variaciones concertantes, op. 23» del argentino Alberto Ginastera, y el «Concierto para viola y orquesta en re mayor».

Y los coros de Castilla y León, junto a las sopranos Ulrike Haller y Delia Agúndez, la contralto Marta Infante, el tenor Carles Prat, y el bajo Josep Ramón Olivé, dirigidos por Jordi Casas, protagonizan el último repertorio los días 18, 19, 21 y 22 de diciembre.